¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La opinión

¡Viva Homeland!

A ver si hay algo que me sorprenda y me conmueva, aunque sea mentira

En el último capítulo de ‘Homeland’, una serie de televisión que recrea las injerencias rusas en la campaña presidencial de Estados Unidos, una imaginaria presidenta –que podría ser perfectamente Hillary Clinton– se dirige a la nación para decir que nunca el país había estado tan fracturado, tan dividido; que el problema no está en los ataques rusos, que los culpables son los propios norteamericanos; que sabe que ella forma parte de ese problema, y ni corta ni perezosa renuncia al cargo. Cuando vi eso en la tele, me dije: “Eso en la vida real no pasa”. Y es verdad que no pasa. No hay más que ver a Trump, el follón que está montando por todo el mundo para salvar el culo en casa.

O el errático, complicado y en ocasiones surrealista rumbo que mantiene el mal llamado “conflicto catalán”; y digo mal llamado porque el problema es catalán, pero también español; y de responsables de lo que está ocurriendo los hay dentro y fuera de Catalunya. No voy a extenderme en analizar la elección de Quim Torra como nuevo president de la Generalitat, ni en sus discursos sin un solo guiño de complicidad a los que no piensan como él, pero que también son catalanes. No, no me extenderé porque no merece la pena.

Cadena Ser

Es verdad que ya tenemos president, algo es algo, pero sigo pensando que estamos en un bucle perverso, peligroso, y que no parece que nadie tenga ganas ni capacidad para sacarnos de él. Así que espero con ansia el próximo capítulo de ‘Homeland’, a ver si hay algo que me sorprenda y me conmueva, aunque sea mentira.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?