La firma de Àngels Barceló

Cuanto peor, mejor

La directora de Hora 25 opina sobre la primera rueda de prensa que Quim Torra ha concendido junto a Carles Puigdemont desde Berlín

Hoy hemos asistido a la primera representación de esta bicefalia que pretenden mantener Torra y Puigdemont en la presidencia de la Generalitat. Rueda de prensa conjunta en Berlín, en una escenografía que solo había previsto foco para un orador, y dándose la palabra el uno al otro para responder a dúo a las preguntas. Ahora hablas tú, ahora hablo yo.

No vale la pena detenerse en el contenido de las intervenciones, al menos aquí en la portada, porque no hay nada nuevo. El relato independentista retorcido para dar a su versión el cariz victimista de siempre. Pero sí es importante detenerse en el hecho de la legitimidad que Puigdemont se arroja a sí mismo y que Torra le otorga. Legitimidad porque se considera algo así como un presidente derrocado con malas artes. Hay que explicar lo que el independentismo no cuenta y lo que no cuenta es que Puigdemont acató el 155 desde el momento en que decidió concurrir a las elecciones convocadas por el gobierno central. Podría no haberlo hecho y mantener el discurso del president legítimo, pero no lo hizo. Hubo elecciones y la lista que él encabezaba quedó la segunda.

Mantener el discurso de la legitimidad del mandato del 1 de octubre, que fue un referéndum ilegal, del que incluso han renegado los políticos presos, no consigue otra cosa que la de deteriorar todavía más las instituciones, la Generalitat o el Parlament. Dos instituciones que volvieron a funcionar gracias a la lucha democrática de muchísima gente y que no merecen el maltrato al que están siendo sometidas.

No se ve en ninguno de los protagonistas de la representación de hoy una verdadera voluntad de solucionar el problema. Al contrario, cuanto peor, mejor. Mejor para ellos porque para los catalanes, cuanto peor, peor.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?