¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

DESPERDICIO ALIMENTARIO

“Debemos cambiar nuestros hábitos y ser más responsable en el día a día”

Según la UE, España es el séptimo país que más alimentos desperdicia, con más de siete millones de toneladas al año

()

España es el séptimo país que más alimentos desperdicia, según la Unión Europea. En el pasado SER Consumidor entrevistamos a responsables de AECOC (Asociación de Fabricantes y Distribuidores) y de Hispacoop (Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios) para hablar de las nuevas iniciativas y medidas que ayuden a mejorar este problema. David Esteller, responsable del proyecto AECOC contra el desperdicio alimentario, señalaba: “Hemos avanzado, pero todavía queda mucho por hacer. Hay una gran falta de sensibilización, de cultura, hacia el consumidor. Hay que educar al consumidor en tema de desperdicio alimentario. Por ejemplo, concienciar a los consumidores de que las frutas y verduras que no son perfectas son igual de buenas: muchas veces compramos por la vista y buscamos que un calabacín sea bonito y tenga las mismas dimensiones que todos los demás, cuando en realidad lo quieres para trocearlo y hacer crema”. También dijo que hay que “trabajar sobre lo que es el envase y el embalaje en materia de prevención. Por ejemplo, el autocerrado en los sobres de loncheados permite que ese producto tarde más en degradarse y aumenta la conservación del producto”.

Jesús Soria, director de SER Consumidor, señaló a Esteller que quizá se pone el foco en exceso en los consumidores, cuando es un problema compartido con productores y distribuidores. El entrevistado respondía: “En todos los eslabones se pueden hacer cosas. Por ejemplo, en el sector primario, un agricultor tiene que satisfacer un determinado pedido con una determinada cantidad de producto y esta persona lo que acostumbra a hacer es plantar de más porque puede haber inclemencias, puede haber una tormenta de granizo, y estropearle la cosecha. Ese señor se puede quedar sin satisfacer el pedido pendiente. Pero claro: planta de más, hay un tiempo excelente y entonces tenemos una sobreproducción y a ver qué hace ahora con todo eso. Hay que buscar soluciones imaginativas: se puede aprovechar ese producto para hacer mermeladas, para hacer cremas, para darle una segunda vida”. Estelar anunció que habrá una Semana contra el Desperdicio Alimentario.

Carmen Redondo, responsable de consumo de Hispacoop, la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios, muy implicada en las iniciativas contra el desperdicio, también coincide en la importancia del papel de los consumidores: “Hay una falta de concienciación: pensamos que no se desperdicia en los hogares, pero al final, por el ajetreo que tenemos de la vida, por olvido o despiste, porque no sabemos aprovechar esas sobras o incluso porque a veces no conservamos esas sobras adecuadamente, acaban los alimentos tirados a la basura. El consumidor tiene que prestar más atención a sus hábitos y ser más responsable en el día a día, para intentar reducir el nivel de desperdicio”.

Redondo también ofreció una serie de medidas que pueden ser útiles para para el consumidor: “Que compruebe los alimentos que tiene en su casa, que planifique su compra de acuerdo a esos menús que ha elegido y las porciones adecuadas al número de personas que tienen en el hogar. Sobre todo, que adquieran esos alimentos frescos sueltos y que aprovechen esa temporalidad sin descartar esas frutas y verduras que tengan formas irregulares porque todas son igual de buenos. Que aprenda a diferenciar un poco las fechas de consumo, aprovechando los alimentos que vayan a caducar o cuya fecha de consumo preferente vaya a expirar”.

También insistió en que se debe prestar atención “a esas instrucciones de conservación de los alimentos y conservándolos adecuadamente, incluso congelándolos para alargar un poco su vida útil. E importante rotar los alimentos en casa, colocando los más antiguos en la parte delantera, y que rotulemos con contenido y fecha de los alimentos que vamos a envasar, que ponemos en bolsas transparentes o si los vamos a congelar”. Redondo, además, insistió en los beneficios de congelar productos que se compren, pues permite “aprovechar ofertas de productos, o comprar productos de temporada a un mejor precio incluso si no lo vamos a consumir en los próximos días”.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?