El villarismo elige al sucesor de Villar

La Asamblea General de la RFEF que ovacionó hace un año a Ángel María Villar decide a su sucesor entre Larrea y Rubiales

La Real Federación Española de Fútbol busca nuevo presidente y por primera vez en las últimas tres décadas no se puede votar a Ángel María Villar. Los candidatos son Juan Luis Larrea y Luis Rubiales, ex tesorero de la RFEF y ex presidente de la AFE respectivamente. Los dos hicieron campaña por Villar hace un año, pero ahora tienen que convencer a la asamblea de la federación que ambos confeccionaron de que son la mejor opción para dirigir nuestro fútbol.

Votan 139 personas entre presidentes de territoriales, jugadores, entrenadores, seleccionadores, clubes de LaLiga, equipos no profesionales, árbitros y gente del fútbol sala. Las últimas cuentas de Larrea le dan como vencedor por 83 votos a 56, con posibilidad de ganar o perder algún voto en el camino pero sin variar el resultado final. Las cuentas de Rubiales cifran el techo de su adversario en 45-50 votos, sin descartar hasta última hora que Larrea se retire de los comicios por miedo a la derrota.

Larrea repite el mismo discurso desde el primer día: "70 ganan a 69, si la gente cumple su palabra y se viste por los pies seré presidente". Ha basado su campaña en la unidad y en los buenos modales. Su objetivo es cerrar esta legislatura que termina en 2020 y poner punto y final a su mandato en San Mamés durante la próxima Eurocopa. Tiene de su lado federaciones territoriales muy fieles como la andaluza, la gallega o la aragonesa.

Rubiales tiene claro que el cambio es imparable. Ya quiso llegar al poder mediante una moción de censura que se fue al traste en diciembre cuando al TAD destituyó a Villar. Su gente cree que la victoria será histórica, por goleada, demostrando que ya no hay miedo a levantar alfombras ni a modernizar la federación. Sus territorios más afines son Asturias, Navarra y Cataluña, con un Andreu Subíes que huele a vicepresidente.

La llave la tienen colectivos que votan casi en bloque, como los clubes de LaLiga o el estamento arbitral. Si Javier Tebas y Victoriano Sánchez Arminio cumplen con los deberes que les han encargado, Larrea parte con 32 votos de inicio. La federación territorial que todos quieren es la valenciana, cuyos votos son oro. Julen Lopetegui y su equipo no avalaron a ningún candidato pero se espera que asistan a la asamblea.

Las presiones a los asambleístas han sido enormes por ambos bandos. Hay territoriales como Asturias y Cantabria cuyos representantes votan en bloque al mismo candidato. Otras como la madrileña tienen un presidente larreista y unos votantes rubialistas. En Canarias cambia el voto en función de si vota el representante de Tenerife o el de Gran Canaria. Al presidente de la federación balear no le convence ninguno de los dos aspirantes y el de Castilla y León se posiciona con Larrea aunque ahora dirija momentáneamente la Junta Gestora.

El voto por primera vez será 100% secreto. Si en votaciones recientes se entraba al salón Luis Aragonés de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas con el sobre ya cerrado, ahora el sistema parece más seguro. Las papeletas serán desprecintadas públicamente al comienzo de la votación, se llamará de manera individual a cada asambleísta y este debe introducir la papeleta en la urna una vez sean comprobadas por los interventores. Tras meses de espera, parece que la suerte está echada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?