El ojo izquierdo

¡Qué modernos estos pimpollos!

¿De verdad que los militantes de un partido deben votar si les parece bien que el líder se vaya a vivir a la casita de marras, que aplaudan que el gran timonel y su pareja se merecen eso y mucho más?

Así será si así os parece, y los partidos veteranos, PP y PSOE, estarán en declive, mientras empujan de manera avasalladora los pimpollos de Ciudadanos o Podemos. ¿Qué transmiten esos recién llegados? Modernidad, quizá, dirán algunos. ¿Tan moderno como esa presentación de la Plataforma de Ciudadanos, repugnante de pura caspa, grasosa como ella sola, con Marta Sánchez de gran estrella? Todo de medio pelo en un acto que atufaba a gallinejas y otros entresijos. Grima daba ver el abanderado escenario, más propio de Celia Gámez. Quizá algunos no vean solo modernidad en los pimpollos, sino aires nuevos y modos ajenos a la casta, solidarios con sus votantes, hombres y mujeres del pueblo, humildes como nosotros. Pues ya me contarán ustedes si los últimos acontecimientos que rodean a Irene Montero y Pablo Iglesias responden al perfil. ¿De verdad que los militantes de un partido con millones de votos, con cientos y cientos de cargos electos, deben votar si les parece bien que el líder se vaya a vivir a la casita de marras, que aplaudan que el gran timonel y su pareja se merecen eso y mucho más? ¿Qué sentido de la responsabilidad ha podido llevar a ambos a correr el riesgo de poner patas arriba la organización, a un año de las elecciones generales, por un puro capricho personal? ¿Modernos, Marta Sánchez y el chalé con piscina?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?