LA OPINIÓN

El laberinto del debate público

Nuestros bucles eternos o sobrevenidos desplazan en el espacio público los debates esenciales, como el futuro de la Universidad, que necesita urgentemente que se reviertan los recortes de la crisis pero que tiene también una crisis de autoridad y gobernanza como ha evidenciado el caso Cifuentes.

Hoy es uno de esos días que mejor ejemplifican el drama de nuestro debate público. Consulte cualquier encuesta, pregunte en cualquier conversación. Todos decimos y subrayamos lo importante que es la educación en nuestro presente y en nuestro futuro, el momento crucial que vive la Universidad que necesita urgentemente que se reviertan los recortes de la crisis pero que tiene también una crisis de autoridad y gobernanza como ha evidenciado el caso Cifuentes.

Bueno, pues más de 700 rectores de universidades de 26 países que representan a 10 millones de universitarios están hoy y mañana aquí en Salamanca para hablar de cómo debe ser la Universidad en el mundo global y digital. Pero una vez más, nuestros bucles eternos o sobrevenidos desplazan en el espacio público los debates esenciales. Porque desgraciadamente Cataluña sigue empantanada.

Torra incluye en su gobierno a dos presos y dos fugados. Moncloa con el acuerdo de PSOE y Ciudadanos entiende que eso no es un gobierno efectivo para Cataluña. No se publican sus nombramientos en el Diario Oficial de la Generalitat y sin esa publicación no hay govern. Y si no hay govern, sigue el 155. Hay controversia jurídica sobre si se puede o no publicar los nombramientos o bien habría que publicarlos y recurrirlos después. Pero lo cierto es que iniciamos una nueva etapa incierta con un 155 sine díe conviviendo con un president investido y que ha tomado posesiones. Por cierto, un president que había propuesto un gobierno con 13 hombres y 3 mujeres. La paridad la dejaban para mejor ocasión.

Y en Podemos, la compra de una vivienda particular ha acabado convertida en una especie de congreso extraordinario con órdago incluido. Pablo Iglesias e Irene Montero preguntarán a los inscritos si tienen que dimitir o no por una compra considerada incoherente solo por el altísimo listón que ellos le habían puesto a la vida de lo demás políticos. Hay silencio sepulcral en Podemos sobre esa consulta que anunciaron los protagonistas sin reunir a los órganos del partido y de la que hoy dará detalles el secretario de organización Pablo Echenique.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?