Últimas noticias Hemeroteca

Lo sabían, lo sabíamos

En ningún país europeo, en ninguno, un primer ministro, un jefe de gobierno sobreviviría a una sentencia como ésta. Habría presentado la dimisión inmediatamente. Rajoy de momento, no

El Partido Socialista decidirá hoy en una ejecutiva extraordinaria si presenta una moción de censura con Pedro Sánchez como candidato para evitar que siga en el gobierno de España un partido condenado por beneficiarse de la corrupción, un partido que alojó y amparó durante años un sistema institucional corrupto, según la sentencia Gürtel.

Todo esto lo sabíamos ya antes de ayer, cuando la mitad del Congreso le dio oxígeno al PP para dos años aprobándole los presupuestos. Lo sabían todos, lo sabíamos todos, pero ahora lo dice la sentencia de la primera etapa de la trama que es durísima. Por los hechos probados, que demuestran que utilizaron las instituciones públicas y el dinero de todos para financiar a su partido (y algunos, de paso, para llenarse el bolsillo). Por las altísimas condenas de cárcel a personajes que han estado en el corazón del partido de la calle Génova durante décadas. Y porque los jueces niegan credibilidad a la declaración que hizo como testigo ante el tribunal Mariano Rajoy, presidente del gobierno de España.

La corrupción es tan antigua como la humanidad. Ningún grupo humano ni institución está libre de esa posibilidad. Pero cuando en una democracia se acredita que el partido y el gobierno que recauda y gestiona nuestros impuestos tenía una caja B, con dinero procedente de mordidas, ese partido tiene la responsabilidad de haber puesto en marcha toda una maquinaria al margen de la ley, y de robar dinero público destinado a la mejora de la vida de los ciudadanos. Supone que compitió en las elecciones en condiciones de ventaja ilegal con respecto a los otros partidos. Y que se cargó la libre competencia de las empresas que optan a los concursos públicos, porque no los ganaban las mejores, sino las que pasaban por su caja B. Supone, en definitiva, vulnerar todas las reglas que un partido y un gobierno tiene la obligación de exigir a los demás para que funcione el Estado de derecho.

Esta sentencia la ha dictado la justicia española. Sí, ésta también es la justicia española. Ni la corrupción, ni la administración de justicia nos diferencian de ningún otro país europeo. La distancia abismal es la resistencia del Partido Popular a asumir su responsabilidad política. En ningún país europeo, en ninguno, un primer ministro, un jefe de gobierno sobreviviría a una sentencia como ésta. Habría presentado la dimisión inmediatamente. Rajoy de momento, no.

Sabemos que Pedro Sánchez acude hoy a la reunión de su ejecutiva con la decisión tomada de presentar la moción de censura. Sabemos también que Unidos Podemos ha dicho ya que lo apoyará. Seguimos sin saber qué hará Ciudadanos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?