El ojo izquierdo

Un paso adelante

¿Se entendería que Pedro Sánchez no intente negociar la moción de censura con Podemos y Ciudadanos para echar ya, ahora, a Mariano Rajoy?

Ya conocen ustedes al dedillo la sentencia de Gürtel, y cómo ha alcanzado, de lleno y sin tapujos, al propio presidente y a la repugnante caja B del Partido Popular, tocado y hundido tras este naufragio. Descomunal la pena a Correa, terrorífica la de Bárcenas, aquel tesorero que nombró, mimó y protegió hasta la náusea el mismísimo Rajoy. Tremendo, por cierto, que el Tribunal venga a decirnos, hablando en plata, que el presidente del Gobierno mintió como cualquier fulero. En la sentencia hay mil detalles que superan los límites de este modesto Ojo. Léanla, que pasarán un rato divertido. Solo dos apuntes: éste es el momento, además de recordar a José Luis Peñas, el hombre que destapó el caso, de reconocer el extraordinario valor de la fiscal Concha Sabadell, como primera espada de la Fiscalía. También a los jueces que se atrevieron a fajarse, contra viento y marea, con este caso. Antonio Pedreira, por ejemplo, al que el PP le amargó sus últimos años de vida; a Baltasar Garzón, decapitado por su osadía, a Pablo Ruz, honestidad y humilde eficacia. Y, por supuesto, a Julio de Diego y a José Ricardo de Prada. Una última consideración: ¿Se entendería que Pedro Sánchez no intente negociar la moción de censura con Podemos y Ciudadanos para echar ya, ahora, a Mariano Rajoy? Perder es menos grave que no hacer nada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?