El dietario de Ramoneda

Un presidente paracaidista desde Bruselas

Josep Ramoneda reflexiona sobre la moción que el PSOE defenderá mañana en el Congreso, la insistencia de Rajoy en el cargo y la situación política en Italia

Nadie daba un duro por la moción de Pedro Sánchez y en cambio hoy nadie la descarta. Los márgenes se estrechan. Y ahora ya está claro que una vez más la suerte está en manos del PNV. La decisión no está tomada, dicen en nota oficial, hábiles siempre en mantener la presión. Lo cual más bien debería ser un alivio para Rajoy, en la duda, la inercia. Pero para el PNV no es cómodo quedarse solo a la hora decantar el voto hacia la solución más conservadora, que probablemente es lo que le pediría el cuerpo. Y por eso hoy es el día de todos los rumores. Que Rajoy dimita y el PP proponga otro candidato a la investidura, es el más repetido. Sería muy digerible por el PNV. Pero el propio presidente ha negado rotundamente cualquier salida voluntaria. O sea, no le demos más vueltas. La solución mañana, cuando se pronuncie el PNV.

Francamente, cuesta entender que Rajoy no se dé cuenta de que por amor propio lo mejor que podría hacer es dimitir antes de que le echen. ¿Qué espera conseguir con su resistencia si a lo máximo que puede aspirar es a prolongar la agonía? Aznar si fue capaz de irse a tiempo, probablemente porque sabía muchas cosas que ahora se han ido conociendo. Y todos los marrones se los ha tenido que tragar Rajoy. Que aprenda.

Y en medio de nuestras cuitas, no olvidemos que parte del futuro de Europa pasa por Italia, en la crisis entre el dedazo europeo y las urnas. Cuando el país iba ya por el quinto presidente sin pasar por el voto ciudadano, el tiempo se ha detenido. Cottarelli, el policía del FMI; no anuncia su gobierno y el Movimiento 5 estrellas vuelva al intento de confeccionar una mayoría parlamentaria. Es la respuesta a la escalofriante frase del alemán Gunther Oettiger, comisario europeo de presupuestos, que dijo que Los mercados enseñarán a los italianos a votar lo correcto. Un reflejo de hasta qué punto el liberalismo antidemocrático está incrustado en la Unión Europea. Resuelvan la crisis española antes de que nos manden un presidente paracaidista desde Bruselas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?