La firma de Àngels Barceló

No se va, lo han echado

La directora de "Hora 25" reflexiona sobre la marcha de Rajoy de la presidencia del Partido Popular y la composición del nuevo gobierno de Sánchez

Mariano Rajoy se va y Pedro Sánchez va cerrando un gobierno serio y consistente. Todo el mismo día. Mariano Rajoy ha anunciado, con la voz quebrada, ante los suyos que da un paso al lado y Pedro Sánchez está anunciando, imagino que con voz firme, que lo suyo no es para un ratito.

Mariano Rajoy acelera los tiempos y prepara el camino para su relevo al frente del Partido Popular. De las guerras internas y las zancadillas iremos informando puntualmente aquí, en Hora25. Pero en la despedida de Mariano Rajoy no ha habido ni una concesión a la autocrítica y, menos aún, ninguna concesión a quien ahora ocupa su lugar. Además de mentir sobre la condena del caso Gürtel y atribuirse el final de ETA, ha mantenido el discurso de la ilegitimidad. Insiste Rajoy en que Sánchez no ha sido elegido por los españoles y que no son los españoles los que han censurado al partido popular sino la oposición política jaleada, dice, por el populismo. No, Rajoy, no. En primer lugar, no se va sino que lo han echado, y quien lo ha echado ha sido la democracia, concretamente la Constitución, a Rajoy le ha echado la aplicación de la Constitución, ese texto que tantas veces ha blandido él. La moción de censura que acabó con su presidencia está en la Constitución, como la aplicación del 155. Tan constitucionalista él y tan desconocedor de la Constitución.

Rajoy en la realidad del PP, mientras en la realidad del PSOE va tomando cuerpo el gobierno de Pedro Sánchez, un gobierno sólido con nombres incontestables, con conocimiento de las materias que van a tener entre manos. Un gobierno que no parece confeccionado para unos meses. Este gobierno tendrá mucho que decir. Europeísta, progresista, lleno de mujeres, con cabezas que entienden y conocen los principales problemas de está país. Hasta ahora no se le puede poner un pero. La debilidad y la consecuente inestabilidad que se le atribuía al futuro gobierno de Pedro Sánchez tiene, de momento, poco sustento. No lo tendrá fácil, recordemos sus 84 escaños, pero el mensaje que manda con la composición del gobierno es de una solidez incontestable.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?