¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El dietario de Ramoneda

Un gesto de confianza

Josep Ramoneda reflexiona sobre los gestos del ejecutivo Sánchez, su imagen europea y Trump en el G7

Por carta, para dejar clara la jerarquía y para que quede constancia escrita, el presidente Sánchez ordena a sus ministros “el consenso, la negociación y el pacto” como “mecanismo esencial de funcionamiento”. Y empieza predicando con el ejemplo. Si el problema territorial, eufemismo para hablar de la cuestión catalana, es prioritario es imprescindible abrir el diálogo. Para allanar el terreno: un gesto de confianza. El gobierno da por finalizado el control de gastos de la Generalitat. Las señales de distensión de Marta Pascal o de Jordi Sánchez, van también en la dirección del reconocimiento. El diálogo solo es posible si se crean las condiciones adecuadas. Y si los dirigentes políticos no se dejan dominar por los exaltados de cada bando. Tienen que estar dispuestos a que les llamen traidores: avanzar es ceder.

Las mujeres son las protagonistas del cambio de gobierno. Y su masiva presencia abre un campo de reflexión más allá de España. Si hay alguna posibilidad de que la socialdemocracia salga de su pasmo y encuentre un nuevo rumbo, podría estar aquí: en el paso de una política de la autoridad a una política de la atención.

Resueltamente europeo, audazmente femenino, políticamente coherente. Así ve el editorial de Le Monde al gobierno Sánchez. La insistencia del nuevo presidente en recordar el marco europeo en que nos movemos: busca la confianza internacional , pero también es un mecanismo de protección ante las frustraciones. Europa marca el ámbito de lo posible.

Pedro Sánchez ha devuelto a la Cultura el derecho a ministerio, lo cual es de agradecer, pero no ha resistido a la tentación de utilizarla como territorio para la cuota de frivolidad que no se permitiría con los ministerios presuntamente serios.

El G-7 se reúne con Trump buscando siempre protagonismo en el estilo matón que le distingue. Esta presidencia americana es la gran oportunidad de Europa para hacerse mayor. Para demostrar a Estados Unidos que es capaz de hacerse un lugar en el mundo por sí misma. Pero la idea alemana de Europa de Merkel y el europeísmo francés de Macron hay barreras difíciles de eliminar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?