El ojo izquierdo

Tiempos de extremada aceleración

Conviene no olvidar la realidad, que siempre es cruel: Pedro Sánchez es presidente gracias, entre otros, a los votos de la formación morada

Hoy hace tan solo una semana del cataclismo que dio la vuelta a la tortilla, y parece que los más acelerados están inquietos porque Pedro Sánchez ha hecho poquitas cosas. Les hierve la sangre y tienen ganas de decirle que a ver si hace algo ya de una maldita vez, que en siete días apenas si ha nombrado a un Gobierno y realizado varios actos protocolarios, desde recibir a presidentes a despedir a Iniesta y los suyos. Nada, un vago.

Pero sin estas exageraciones, es verdad que vivimos tiempos de extremada aceleración y que la paciencia y la reflexión tienen pocos seguidores. Deprisa, deprisa. Así que puede parecernos que Pablo Iglesias se ha precipitado con sus críticas, pero seguramente ha acertado. Y es así porque es verdad que Sánchez ha hecho un Gobierno de un determinado perfil, el que le ha dado la gana, faltaría más, pero escasamente cercano a Podemos y a la sensibilidad que ellos representan.

Conviene no olvidar la realidad, que siempre es cruel: Sánchez es presidente gracias, entre otros, a los votos de la formación morada. Así que siga haciendo el presidente socialista los nombramientos que considere oportunos, pero quizá convenga que más pronto que tarde -todo urge y una semana será demasiado- nos cuente qué piensa hacer con la reforma laboral, la ley mordaza o la atención a dependientes. Ejemplos. Simples ejemplos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?