El ojo izquierdo

Gestos y acciones. Por ambas partes

Es obvio que Cataluña es uno de los asuntos más importantes con los que tendrá que lidiar el nuevo Gobierno, empantanado por la ineptitud de unos y la ruptura de las reglas de juego por los otros

Primeras entrevistas, repartidas con mano generosa y plural, de las ministras y los ministros de Pedro Sánchez. Poca chicha, la verdad, pero aún -solo unas horas- les aguantaremos aquello de que buenas son las madres ursulinas. Es obvio que Cataluña es uno de los asuntos más importantes con los que tendrá que lidiar el nuevo Gobierno, empantanado por la ineptitud de unos y la ruptura de las reglas de juego por los otros. Meritxell Batet, la ministra de Política Territorial, muy concernida por la cosa, no ha rehuido en su primera comparecencia pisar dos terrenos pantanosos: la Constitución, hay que cambiarla, ha dicho, y el tema de los presos, de los que asegura que vería con buenos ojos que el juez correspondiente acordara el acercamiento de los políticos presos a sus tierras. Sale bien de los dos charcos. Tranquilos en lo primero, que tocar la Constitución requiere tiempo, aunque alguna vez habrá que ponerla de verdad en marcha, y más urgencia en lo segundo, que solo requiere una firma, y ya. ¿Suficiente? En absoluto, pero de alguna manera se empieza y ambas cosas, junto con la entrevista Sánchez-Torra ya serían un paso de gigante. Y todavía adelantaríamos más, mucho más, si la otra parte se deja de vainas insultantes como la consejera catalana Ponsatí hablando de póquer y faroles. Hagan el favor, que esto va en serio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?