PREMIOS PRINCESA DE ASTURIASSigue en directo la entrega de los premios Princesa de Asturias

LA OPINIÓN

El Valle de los Caídos

¿Lo veremos esta vez? ¿Se atreverá el presidente del Gobierno a sacar los restos del dictador? Hay asuntos que son simplemente una elección moral

Comienza para el nuevo gobierno de España la hora de la verdad. Comienza la gestión de los asuntos públicos que tienen que ver con la vida de las personas. Son muchos y estamos a mitad de legislatura. Hoy ya el gobierno se estrena en dos escenarios concretos.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, acude al Senado a defender los presupuestos Generales del Estado. Acude voluntariamente a defender las cuentas públicas del PP que el nuevo gobierno se comprometió a defender como propias. Primer ejercicio, por tanto, de rendición de cuentas. Y la ministra de Transición ecológica viaja a Bruselas a una reunión en la que España tendrá oportunidad de alinearse con los países partidarios de acelerar la implementación de energías limpias. El gobierno empezará por tanto a emitir sus primeras señales concretas.

Primeras señales como normalizar la relación con el gobierno de Cataluña que ahora mismo es un gobierno dentro de la Ley. Buscar el diálogo, hablar, establecer el campo de juego cara a cara. Ya hemos visto adónde conduce la falta de política. Ya sabemos que por ahí no hay recorrido. Veremos si se emprende ahora un camino que conduzca a alguna parte, porque llegar a alguna parte no solo depende de la voluntad del gobierno, sino básicamente de los líderes independentistas.

La ministra Batet apuntó incluso la necesidad de iniciar la reforma de la Constitución. Todo el mundo sabe que esa es tarea muy compleja. Pero hay consenso en que se trata de la gran Reforma pendiente. Reabrir y hacer efectiva la Comisión parlamentaria que debe estudiarla ya sería un éxito.

Hay otros asuntos que nunca están los primeros en el orden del prioridades pero que tienen que ver con cerrar de una vez páginas de nuestra historia. Asuntos que son una elección moral y que ni siquiera repercuten en el presupuesto. Y para los que nunca ha habido valentía o decisión, secuestrados por un miedo que no se corresponde con la esta sociedad que ha visto tanto, ha entendido tanto, ha superado tanto. Hablo del Valle de los Caídos. Ayer Manuel Vicent le pedía al presidente en EL PAIS que se atreva a sacar de ahí los restos del dictador y que su familia les dé sepultura privada. “La democracia española", decía Vicent, "debe quedar por fin liberada de la humillación de parecer que está tutelada por el poder subliminal que emana esa tumba”. Y me pregunto yo: ¿Lo veremos esta vez?

Y algo más. Este fin de semana he escuchado varias veces decir: "Este gobierno al que no ha votado nadie... ". Provoca fatiga tener que explicar lo evidente, pero parece que sigue haciendo falta: A este gobierno se le podrá juzgar bien o mal por lo que haga, como a todos. Pero es un gobierno legítimo elegido por doce millones y medio de españoles que votaron en las últimas elecciones a los partidos que dieron el SÍ a la moción de censura y la investidura de Sánchez. Más de doce millones de españoles votaron a este gobierno. Votaron, sí votaron hace dos años el 26 de junio de 2016. Otros 11 millones de españoles votaron entonces al PP y C's que hubieran preferido que Rajoy siguiera gobernando, pero que estaban en minoría en el Parlamento español cuando el 1 de junio de 2018, hace diez días, se votó la moción. Así es la democracia parlamentaria que votamos en 1978 en nuestra Constitución.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?