¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El ojo izquierdo

Claro que hay ideologías. Menos mal

La decisión de Sánchez de acoger a los migrantes del Aquarius es, afortunadamente, ideológica, porque eso significa que no todas las políticas son iguales

Se ha ofrecido España a recibir al Aquarius, más de seiscientas personas a bordo, para “evitar una catástrofe humanitaria”, en palabras del propio presidente, Pedro Sánchez. Y al oírlo, sin apenas hacer juicios sobre el acierto o el error de la medida, todos entendemos que nos encontramos ante un nítido mensaje ideológico. Hacia el interior, -¿se imaginan ustedes a Rajoy, a Zoido o a Cospedal diciendo y haciendo esas cosas?- y , quizá más importante, hacia el exterior. Lo primero, obviamente, un bofetón al gobierno de Italia, dramáticamente caído en manos de la extrema derecha racista y xenófoba, pero también al resto de esa Europa que asiste perpleja y paralizada a la irrupción de un fenómeno como la inmigración, ante el que no ha sabido asumir decisiones políticas y ni siquiera éticas y humanitarias. Y lo que nos queda. Claro que la decisión de Sánchez es, afortunadamente, ideológica, porque eso significa que no todas las políticas son iguales, que no es verdad que tanto monta un gobierno como otro, ese mantra tan querido por la extrema izquierda y la extrema derecha. Este ofrecimiento lo ha hecho un gobierno socialista. ¿Y qué hacía mientras la derecha del PP? Pues asistir a una nueva condena múltiple por corrupción, ahora en Valencia, nido pringoso de sobres y dinero negro, como la Justicia ha demostrado con pruebas aplastantes. Estaba muy ocupada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?