¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Las grietas del turismo

Los números del turismo son de récord. Pero... ¿qué hay detrás de las cifras para los vecinos?

En algún momento no muy alejado en el tiempo, los viajeros se han convertido en turistas. Hoy todos somos turistas, queramos o no. Viajar se ha convertido en uno de los atajos más a mano para alcanzar la deseada felicidad. Al menos, hacemos las maletas con esa predisposición. Llenamos ciudades, playas, monumentos, montañas e islas buscando conocimiento, diversión, buena comida, aventuras, caras nuevas, amor... Este ir y venir genera riqueza, pero también plantea algunos inconvenientes, una grietas en nuestro entorno y en nuestra vida como vecinos y como turistas que seguirán ensanchándose si no se repiensa la manera de viajar y de recibir al visitante. 

Hay que ser conscientes de todo lo que suma el turismo. Además del enriquecimiento que supone viajar, conocer al otro, oler, gustar, sentir o aprender otros mundos, están los números. El año pasado visitaron España casi 82 millones de personas. Nuestro país ocupa el segundo lugar como destino turístico en todo el mundo después de Francia. Los ingresos por turismo fueron de 172.900 millones de euros, casi el 15% del Producto Interior Bruto. Las previsiones para este año estiman que entre empleos directos e indirectos, podría generar cerca de tres millones de empleos.

Los números extraordinarios, de récord. Pero... ¿qué hay detrás de las cifras que no está tan bien como debería? Para saberlo, los mejor es viajar.

El Palmar

Playa de El Palmar, en Cádiz / SEVERINO DONATE

El Palmar, pedanía de Vejer de la Frontera, ubicado geográficamente entre Conil y Zahora y los Caños de Meca. Su playa, protegida por campos de dunas, está de moda. A ella acuden surfistas de toda Europa y en días de verano pueden pasar por sus arenas hasta 20.000 y 30.000 personas. Y sin embargo, sus vecinos no tienen agua potable, ni desagües, ni cableado telefónico, y los servicios están tasados para una población censada de menos de 1.000 habitantes.

Benidorm

Un matrimonio de jubilados observa las vistas de Benidorm / SEVERINO DONATE

El año 2017 hubo en Benidorm casi 16,5 millones de pernoctaciones sumando hoteles, camping y apartamentos reglados. Solo Barcelona, Madrid y San Bartolomé de Tirajana le superaron. En el corazón de la ciudad se concentran alrededor de 100 hoteles con 40.000 plazas. Los trabajadores vinculados directamente a al actividad hotelera rondan los 5000.

Toledo

Toledo celebró el año pasado sus treinta años como Ciudad Patrimonio de la Humanidad con un récord: más de 900.000 pernoctaciones. Su casco histórico atrae a más de dos millones de visitantes anualmente.

Turistas abarrotan el centro de Toledo / SEVERINO DONATE

A finales del S.XIX sus aires medievales, islámicos y orientales atrajeron a los románticos de todo el mundo. La ciudad competía con Venecia y Brujas. Y desarrolló un modelo turístico que regeneró una urbe arruinada y decadente. Y así hemos llegado a las puertas de la segunda década del S.XXI.

Lloret de Mar

Local de ocio nocturno repleto de jóvenes en Lloret de Mar / SEVERINO DONATE

En Lloret de Mar hay censadas algo más de 36.000 personas. En verano llegan a las 250.000. Es la quinta localidad de España por ocupaciones hoteleras. Forma parte de la Alianza de Municipios turísticos de sol y playa junto a destinos como Torremolinos, Salou, Calviá, Adeje y Arona. Hace unos años nació la palabra lloretización para hacer referecia a los procesos de degradación de algunas zonas turísticas por culpa del llamado 'turismo de borrachera'.

Ibiza

Turistas fotografían las vistas de Ibiza / SEVERINO DONATE

Ibiza es un paraíso, pero no todos caben en el paraíso. La llegada incesante de turistas, la necesidad de más trabajadoras y trabajadores cualificados para reforzar los servicios de la isla y la reconversión de las viviendas en apartamentos turísticos no regulados ha elevado los precios y ha convertido la búsqueda de habitación en una aventura casi imposible. Esto resiente el día a día de los ibicencos, dificulta las campañas de los empresarios del turismo y complica el ejercicio de servicios como la justicia, la seguridad y la sanidad.

Acaba el viaje. Benidorm, El Palmar, Toledo, Lloret, Ibiza. Son cinco paradas, pero se podría seguir completando la lista. El prospecto de efectos secundarios que provoca el éxito turístico suele repetirse, aunque en cada lugar presenta unas peculiaridades. No se trata de ofrecer argumentos contra el turismo. De lo que se trata es de poner el foco para para escuchar a quienes están dentro él. Para repensar cómo hemos llegado hasta aquí y cómo hemos de seguir.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?