La firma

También la derecha está desnortada

Populismos o versiones esculpidas por la cirugía estética de la política, desde Ciudadanos a Macron, le han achicado los espacios, le han robado recetas y le tratan como a un espécimen del pasado

Es casi un lugar común aludir al extravío de la izquierda, que se perdió entre los escombros del Muro de Berlín, quedó sepultada en el desmoronamiento general de los regímenes comunistas y que, cuando quiso sacar la cabeza, se desnortó del todo con la tercera vía. De resultas, sin hacer otra cosa que aprovecharse de la debilidad de su adversario, la derecha proclamó su victoria absoluta y para siempre. Y puso el turbo a ese saqueo llamado neoliberalismo que ha aplastado tantas cosas conquistadas con sacrificio y que, a pesar de regalarnos la ruina del crack del 2008, se siguió paseando, con pequeños retoques, sin demasiados obstáculos. Por falta de ejercicio la musculatura mental de la derecha se ha ido atrofiando. Hoy es el día en que ya no sabe qué hacer y se ha hermanado en desconcierto con la socialdemocracia. También la derecha está desnortada. De forma que se ve desbordada por corrientes que proceden de su matriz pero que ya no le reconocen. Populismos o versiones esculpidas por la cirugía estética de la política, desde Ciudadanos a Macron, que le han achicado los espacios, le han robado recetas y le tratan como a un espécimen del pasado.

La pelea que van a librar Sáenz de Santamaría, Cospedal, Casado, etcétera, va a ser de testamentaría: el litigio por la herencia de Rajoy. Y, como es costumbre en estos casos, se sacarán los ojos por quedarse con lo que tiene valor y por endosar a otro las deudas que dejó el finado, pero siempre con el pasado como referencia. Cuando los candidatos hablen de futuro estarán improvisando porque el PP ha sido simple gestión, simple coyuntura, y no tiene más programa que gobernar porque gobernar era su programa. Y se trata de saber qué es lo que puede ofrecer cuando no está en el gobierno. Hace mucho tiempo que no ha puesto las luces largas para nada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?