¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La firma de Àngels Barceló

Ni concesiones ni pactos secretos

La directora de 'Hora 25' analiza el sentido de la decisión de trasladar a los políticos independentistas presos a cárceles catalanas y apuesta por una vuelta a la política

Los políticos catalanes presos viajan ya hacía cárceles catalanas. Antes del fin de semana es previsible que casi todos ellos estén ya cerca de sus familias y de sus abogados, pero encarcelados, en la misma situación en la que se encontraban en las cárceles de Estremera, Soto del Real o Alcalá Meco.

Acabada la instrucción y abierto el procesamiento la ley dice que pueden ser trasladados cerca de sus casas, de sus familias, a la espera del inicio del juicio. Y esto es lo que ha pasado, Instituciones penitenciarias ha dado luz verde y el traslado se está produciendo.

A veces es cansino explicar lo obvio, pero lo obvio es esto, no hay ni concesiones ni pactos secretos, los políticos presos catalanes, llegados a este punto de la instrucción, tienen derecho al traslado. Y en Catalunya permanecerán en prisión preventiva, privados de libertad, igual que lo hubieran estado en las cárceles en las que permanecían hasta ahora.

Y sí, las cárceles catalanas dependen de Instituciones penitenciarias catalanas que dependen, a su vez, de la Conselleria de Interior de Catalunya, pero el régimen es el mismo, no cambia absolutamente nada, salvo que los presos estarán más cerca de sus familias y de sus abogados con los que tienen que preparar las defensas. Y es necesario repetir esto una y otra vez para combatir el ruido que habla de acuerdos entre Pedro Sánchez y los independentistas que le apoyaron en la moción de censura.

Este traslado es insuficiente para los independentistas que insisten en su exigencia al gobierno para que excarcele a los políticos presos, como si fuera competencia del ejecutivo. Y en el otro lado los que exigen al gobierno que ni siquiera autorice el traslado, que avala la ley, porque lo que quieren es ver a los secesionistas un largo tiempo entre rejas.

Lo que toca ahora, y este movimiento lo propicia, es la calma y evitar la sobreactuación, que tanto espacio está ocupando en la cuestión catalana. Que Pedro Sánchez y Quim Torra se sienten el lunes en Moncloa y consigan aislarse del ruido que, en algunos casos, ellos mismos han propiciado. Y para evitar el ruido es indispensable atenerse a los hechos. Que los presos lleguen a cárceles catalanas es lo que prevé la ley. A partir de aquí lo deseable sería que se estableciera un clima de confianza entre ellos. Los grandes acuerdos tardarán en llegar, pero al menos que el tono sea propicio a la política. Eso que ha estado ausente los últimos años.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?