LA FIRMA

Un diálogo previo

El diálogo Torra-Sánchez debe ser bienvenido. Pero este diálogo no tendría que ser el primero. El primero lo debía haber promovido Torra como representante de todos los catalanes en el interior de Cataluña

¿Qué se puede esperar del encuentro Sánchez-Torra del próximo lunes? Aunque con el acercamiento de los políticos presos se ha distendido la relación, se puede esperar muy poco. Solo lo que Miquel Roca señalaba ayer en ‘La Vanguardia’, conseguir una cita para un segundo encuentro, luego un tercero, confiando en que al andar aparezca un camino.

Si como hemos comprobado la Justicia por sí sola no resuelve el problema, si la falta de diálogo no hace sino empeorar las cosas, si además no hay acuerdo ni en el procedimiento, porque el unilateralismo es alta traición, el bilateralismo es incompatible con el actual modelo autonómico y el multilateralismo es insuficiente para resolver los conflictos, habrá que dialogar para encontrar un punto de luz. Por tanto, el diálogo Torra-Sánchez debe ser bienvenido.

Pero este diálogo no tendría que ser el primero. El primero lo debía haber promovido Torra como representante de todos los catalanes en el interior de Cataluña entre independentistas y no independentistas. Al no hacerlo, traslada un mensaje de una sutileza endemoniada que nos hemos tragado todo con la mayor naturalidad. El president no se siente representante de los no independentistas, ellos no son catalanes, son españoles y por tanto no hay nada que hablar específicamente con ellos porque los representa el presidente español. En esta reunión que nunca se celebrará esta una de las claves del conflicto. Y sensu contrario: cuando esa Cataluña dividida coincide en pedir un referéndum pactado, más de un 70%, puede que haya que decir que no, pero habrá que reflexionar muy seriamente sobre lo que eso quiere decir.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?