El dietario de Ramoneda

El PP no tiene bases

Josep Ramoneda analiza las primarias en el Partido Popular, la actitud de Merkel ante la inmigración y las últimas estadísticas demográficas en España

Aparten de mí este cáliz. Rajoy se ha ido de paseo a la hora de las primarias de su partido. No quiere ver el erial que dejó. Sin ideas, sin proyecto, sin renovación y sin compromiso de los militantes, muchos de los cuales han imitado a su presidente quedándose en casa, las primarias transmiten la sensación de que en el PP está todo por hacer. Ahora se han visto los límites del método Rajoy. Su famoso dominio de los tiempos, su genio en el arte de retardar las decisiones, solo ha servido para que los problemas se agiganten. El éxito de las primarias requiere una condición ineludible: la movilización de los militantes. Y se ha descubierto que el PP no tiene bases.

Angela Merkel, intentando recomponer la compostura, ha dicho ante el presidente húngaro Orbán, a propósito de los inmigrantes, que “No podemos olvidar que al final se trata de personas que vienen a nosotros. Y esto tiene algo que ver con los fundamentos europeos, esto es, con la humanidad”. Palabras que vienen después de las concesiones hechas a sus xenófobos socios bávaros, por miedo a perder el poder. Es decir, principios de perímetro variable. Mateo Salvini, el neofascista italiano, se está convirtiendo en una seria amenaza para Europa. Además de comerse al movimiento Cinco Estrellas, ha conseguido que el viento xenófobo sople fuerte y alcance Alemania. La liquidación de Schengen y la restauración de las viejas fronteras ya no son un imposible. Volver al pasado es promesa de lo peor.

Los fallecimientos superan a los nacimientos en España. Vamos hacia una sociedad envejecida y conservadora. Necesitamos población joven y osada. Y la corriente demográfica marcó el rumbo contrario. Y hay quien se queja de que lleguen inmigrantes. La derecha atiza el miedo. ¿Por qué será?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?