La agencia de viajes que te da la oportunidad de vivir como un náufrago

El joven malagueño Álvaro Cerezo, fundador de Docastaway, busca y prepara islas desiertas en todo el mundo para los turistas

Álvaro Cerezo (derecha) junto al "náufrago" australiano David Glasheen /

"Ayudamos a la gente a estar sola en una isla desierta. No es una empresa de supervivencia, lo que quiere la gente es escapar". Son las palabras de Álvaro Cerezo, fundador de Docastaway, una agencia de viajes que permite a sus clientes vivir aislados de la civilización en islas desiertas, como un náufrago.

Desde que fundara la empresa en 2010, más de 500 personas ya han vivido la experiencia gracias a Docastaway. "Tenemos perfiles diversos porque tenemos dos modos, el modo aventura y el modo confort. El primero es para la gente que quiere sobrevivir y el segundo para aquellos que buscan unas vacaciones en soledad", ha afirmado Cerezo.

"La gente quiere una isla desierta, pero lo más cercana posible y el sitio más cercano, sin duda, es Asia", comentaba también este joven malagueño, que se dedica a buscar este tipo de localizaciones por todo el mundo. Su norma: "Una isla, un cliente", que puede ser solo una persona, pero también una pareja o un grupo de amigos.

Álvaro, que ha reconocido que, si se fuera a vivir a una isla para siempre, se llevaría "tres machetes", ha dicho que su mayor desafío es "conseguir que las islas estén totalmente aisladas y que sean completamente privadas". Pero la complejidad va más allá: "Tenemos varios naúfragos en distintas islas por todo el mundo y tenemos que estar pendientes de ellos".

Cinco días con el "Robinson Crusoe japonés"

Cerezo también ha relatado su experiencia junto a Masafumi Nagasaki, un japonés de 82 años que ha vivido solo y desnudo en una isla desierta durante 29 años. El malagueño, que pasó cinco días junto a él, es uno de los pocos occidentales que llegó a conocerlo: "Estaba buscando islas en esa zona y conseguí que me aceptara y pasé allí con él cinco días que fueron inolvidables".

"Para mí es un héroe, lo más", ha comentado Álvaro sobre este "atormentado y excéntrico" personaje. Y ha añadido: "Me sorprendió que era un hombre muy disciplinado, extremadamente puntual. Si quedábamos, por ejemplo, para ir a pescar y llegaba un minuto tarde, se cabreaba pero bien".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?