Las excentricidades y exigencias del mundo de la música y el cine

La cantante Jennifer López se lleva sus sabanas en la maleta porque es incapaz de dormir en unas de menos de 250 hilos

La polémica saltaba tras la noticia de estos días con Madonna, y es que la reina del pop ha trasladado su residencia a Lisboa, donde ha alquilado un terreno al ayuntamiento lisbonés para 15 vehículos. Algo que no ha sentado muy bien entre los vecinos, teniendo en cuenta que el aparcamiento en la capital lusa es casi imposible.

Pero esto no es un hecho aislado. La semana pasada se cerró un pueblo de Girona, San Martí d`Empuries porque se casaba el magnates Kimbal Musk, hermano del dueño de Tesla. “Esto es un capricho, como llegan a un sitio se van” nos contaba nuestra colaboradora, Elvira Lindo desde Lisboa.

Los antojos de las celebrities son, en ocasiones tan excesivos que provocan risa, menos a las personas que tienen que sufrirlo. Nos encontramos con ejemplos como el de Mariah Carey, que siempre pide una botella de vino Sauvignon y champán Cristal para bébeselo con pajita. O el caso Julia Roberts, que solo se ducha con agua mineral y hace cambiar el sistema de cañerías en los hoteles para poder tener agua mineralizada en su ducha.

Lindo explicaba cómo se vuelven los artistas cuando tienen mucha fama: “En cuanto empiezan a tener cuatro o seis personas a su alrededor, que les cubren la realidad con un velo y les ponen todo a su favor ¿cómo se van a volver?”.

Francino nos contaba como Justin Bieber, en su visita a la Cadena SER hace un tiempo, hizo cerrar los baños cuando él estaba usándolos, no se le podía mirar por los pasillos y en la sala de reuniones se puso a fumar estando prohibido. “Estas personas han hecho canciones en el mundo del pop muy pegadizas y estupendas pero no están justificadas todas las manías que los artistas quieran", comentaba con rotundida Elvira Lindo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?