El ojo izquierdo

Cierren, de una maldita vez, tantas heridas

Es posible que ahora la derecha de este país deje que las cosas sigan su curso y no vuelva a torpedear las exhumaciones de miles de fusilados por el régimen de Franco

De nuevo la llamada memoria histórica, de nuevo las cunetas y su ignominia, de nuevo los tribunales de excepción franquistas, de nuevo el Valle de los Caídos. Ojalá estemos ante la posibilidad del olvido definitivo, de que se cierren esas heridas que la derecha de este país ha preferido mantener abiertas. Parece mentira que cuarenta y tres años después de la muerte del dictador, todavía tengamos que ocuparnos de algo que la democracia tenía que haber solucionado hace mucho tiempo. Hace bien el gobierno de Pedro Sánchez en reiniciar el camino que ya abrió el anterior gobierno socialista de Rodríguez Zapatero. Es posible que ahora, con lo que ha llovido, la derecha de este país, la rancia y la que presume de moderna, deje que las cosas sigan su curso y no vuelva a torpedear las exhumaciones de miles de fusilados por el régimen de Franco, por ejemplo, y otras iniciativas de semejante calado que se acuerden. Pongan todos punto final, ya, a aquella tragedia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?