PREMIOS PRINCESA DE ASTURIASSigue en directo la entrega de los premios Princesa de Asturias

El senador que ha conmovido a las mujeres argentinas: "Esto es una piedra en un camino irreversible"

El senador argentino Pino Solanas se ha hecho viral en las últimas horas tras su discurso después de que Senado argentino rechazase legalizar el aborto

¿Cómo explica a la gente de España que Argentina va a seguir instalada en 1921?

Nunca hay una sola explicación. Esto es solo una piedra en un camino irreversible. En Argentina tenemos una causa cultural que las mujeres vienen empujando desde hace años con grandes manifestaciones y ahora han irrumpido una nueva generación que ha tomado la causa. Es extraordinario lo que ha pasado en las últimas semanas. Acá la mujer ha estado muy castigada por la violencia, la opresión y muchos resabios de una cultura patriarcal y machista que infantilizó a la mujer. Todo esto es lo que este movimiento ha venido contestando. Es por la ampliación de derechos, el derecho a la igualdad y una conciencia libre. Es el derecho a decidir sobre su propio cuerpo.

Todo esto tiene que contagiar al poder legislativo

Esto es enorme y estamos a las vísperas de año electoral en las provincias argentinas. Este tema va a ser un tema central en la campaña por eso dije a las chicas que estaban bajo la lluvia que hay que seguir. En diputados se ganó por siete votos pero lo que se vive en la calle es un cambio imparable y es un gran triunfo cultural. El hecho histórico a veces no coincide con el hecho político. Estyo es una victoria porque se instaló en Argentina el debate sobre un hecho crucial. Con el tema de divorcio también hubo tensiones pero estos logros vienen a contestar hechos dolorosos de la vida de la sociedad. La interrupción de un embarazo siempre es doloroso pero en estos debates la gran ausente fue la mujer como sujeto. Lo debatieron en comisiones y dejaron a fuera a la mujer.

¿Cuál ha sido el poder de presión de grupos de poder como la iglesia católica y los sectores conservadores?

Muy grande, indudablemente. Soy de origen católico, de familia ultra católica y soy laico. También soy un ser pensante y he revisado críticamente los pasos de la Iglesia y el catolicismo en este siglo. Tengo pensamiento crítico, no soy un católico ciego de los errores de la Iglesia. Tengo una relación privilegiada con el Papa Francisco, a quien considero el gran líder social y mundial de nuestro tiempo. Pero no puedo ocultar que la política de la Iglesia en Argentina fue absolutamente equivocada, salir a enfrentar la situación como lo enfrentó. Ayer me tocó mucho, además de haber recibido mensajes y presiones como todos los legisladores que apoyamos esto, el discurso del cardenal de la ciudad de buenos aires, el monseñor Poli. Recomendaba a los senadores que pensaran y votaran por el bien común, como si pudiéramos votar por el mal común. Un disparate absoluto.

Si cada uno tiene la necesidad de expresar y fundamentar su voto, cuando actúo como legislador no actúo con mis credos íntimos y personales. Soy un senador votado por una masa de ciudadanos de distintas corrientes, credos, profesiones y condiciones sociales. Actúo para el bien común o el anhelo de ese conjunto y Argentina es un país laico y plural. Yo soy autor de la cláusula constitucional que habla sobre la cultura argentina y los deberes del congreso en la reforma constitucional de 1994. Esa cláusula dice que el congreso debe proteger la identidad y pluralidad cultural en Argentina. Somos un país plural y por lo tanto este país está conformado por mujeres de todos los credos y mujeres ateas, agnósticas o librepensantes. Pero estamos hablando de si vamos a proveer una política de salud pública que asegure la interrupción a quienes lo quieran voluntariamente. Estamos pidiendo una política que asegura una interrupción legal, segura y gratuita porque, hasta hoy, está penalizado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?