El dietario de Ramoneda

Que el ruido no frene la iniciativa política

Josep Ramoneda analiza los últimos movimientos políticos del Gobierno, la investigación del Pew Research Center sobre los populismos europeos y el primer aniversario de las polémicas sesiones del Parlament

Que el ruido no frene la iniciativa política. Recuperando la sanidad universal, el Gobierno sigue marcando diferencias con sus antecesores que le puedan dar credibilidad ante un electorado cargado de desconfianza. Manteniendo la línea de normalización política con Cataluña, hoy con la reunión de la Junta de Seguridad, confirma su apuesta por que poco a poco las mesas de negociación vuelven a ser el lugar habitual de trabajo. Y en esta línea hay que reconocer el buen sentido de Ana Pastor, que, invitando a Torra al Congreso sin encomendarse a Dios ni al Diablo, ha querido dejar claro que en la derecha hay quién quiere dar prioridad a la palabra. Lo que no se intenta no se consigue.

El Pew Research Center, un prestigioso centro de investigación social americano, ha trabajado sobre los llamados populismos europeos. Y rompe un tópico muy extendido: la principal causa que mueve a la ciudadanía hacia estas posiciones no es ni la seguridad, ni la inmigración, ni las cuestiones identitarias y culturales, como acostumbra a darse por supuesto. Es el sentimiento de muchas personas de estar privadas de poder, de que no se les escucha ni se les tiene en cuenta, es decir, la desconfianza en las instituciones: gobiernos, parlamentos, bancos centrales y demás. La seguridad y la inmigración son más bien las banderas que agita la política para disimular su impotencia. Y capitalizar el desencanto.

Hoy es el aniversario del día en que el independentismo se saltó las normas parlamentarias y pretendió legislar rompiendo la legalidad española. Apenas nada de lo que aprobó se hizo efectivo. Pero fue sí, un momento en que violentó la legalidad vigente. Algunos a partir de aquí se permiten hablar de golpismo. Y acuñar un concepto abierto a la más absoluta arbitrariedad: violencia sin fuerza física. Cuidado con las palabras porque en la noche posmoderna todos los gatos son pardos. Y es una obscenidad pretender situar en un mismo plano un golpe de estado militar, pongamos por caso, y una violación de los procedimientos legales que fue de muy escaso recorrido.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?