CONSEJO DE MINISTROS CONSEJO DE MINISTROS Sigue en directo la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros

China quiere ser una 'influencer' global

El gigante asiático pretende enmendar la plana a Occidente y demostrar su poderío económico a golpe de talón

La economía china es un tren exprés y el maquinista de semejante locomotora es el presidente del gigante asiático. Así le gusta verse a Xi Jinping (la analogía es suya) y con esta idea pretende conquistar el mundo financiero trazando una suerte de nueva Ruta de la Seda. Despues de más de llevar dos décadas probando suerte en África, los últimos vagones incorporados a este convoy son Latinoamérica y Oriente Medio.

Según un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, China fue el mayor inversor en la región en 2017: unos 15.000 millones de euros. Por sectores, cabe destacar que un 13% del petróleo importado en China proviene de América Latina, y que Venezuela .y Brasil son los principales vendedores.

A este lado del océano, las inversiones se han multiplicado en los últimos tres meses. En julio, China ofreció a una veintena de países árabes de Oriente Próximo y África nuevos fondos para su desarrollo económico, alrededor de 17.000 millones de euros. Era sólo el primer paquete de ayuda financiera. El grueso llegó este mes, con la concesión de 51.700 millones de euros más durante el Foro de Cooperación China-África.

Todo por la internacionalización

"China llega tarde donde el resto de países ya estaba posicionado", ha explicado a la SER Mario Esteban, investigador principal para Asia-Pacífico del Real Instituto Elcano. "Xi está buscando alianzas con países que ya no están cómodos con las potencias tradicionales, así como para diversificar su política exterior".

Pekín insiste en que la inversión china no conlleva compromisos políticos. Según Esteban, es cierto que "la mayor parte de las inversiones no son donaciones sino préstamos acaban destinados a un beneficio mutuo". China construye infraestructuras necesarias para el desarrollo del continente africano a la par que se internacionaliza y consigue que estos países sean "más receptivos a sus intereses".

Esta internacionalización de la República Popular China no está siendo un camino de rosas. Pekín se ha encontrado con numerosos reveses, por su impacto en comunidades locales o incluso en términos ecológicos, por ejemplo. Además, ha recalentado la vieja Guerra Fría, al menos en términos financieros. Todo por ganar la batalla de la influencia global, primero con alianzas económicas, que son la llave que abre las políticas y las militares.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?