La firma de Àngels Barceló

Al Gobierno le tiembla el pulso

Àngels Barceló analiza la decisión del Gobierno de rebajar a declaración de intenciones el anuncio de suspender el contrato de 400 bombas para Arabia Saudí

Al Gobierno le tiembla el pulso. El lunes, este mismo programa les avanzaba que el Ejecutivo de Pedro Sánchez paralizaba la venta de 400 bombas a Arabia Saudí que iban a ser destinadas a los ataques contra Yemen. Todo un gesto, cargado de simbolismo, del Gobierno socialista, después de que este mes de agosto 40 niños murieran en un ataque sobre Yemen.

Hubo además una reunión entre representantes de ONG's y la Secretaria de Estado de Comercio para hablar, precisamente, de las intenciones de este Gobierno con respecto a la venta de armas a Arabia Saudí y las ONG's salieron satisfechas porque parecía que la música era diferente a la escuchada hasta ahora. Pero la realidad es otra. Hoy, los trabajadores de Navantia ya se han movilizado ante la posibilidad de que Arabia Saudí responda a la ruptura del contrato con otra ruptura y dé marcha atrás a la compra de las corbetas que se estan fabricando en los astilleros de Navantia en Cádiz.

Si el Gobierno no calibró la posible respuesta de Arabia Saudí es que no ha entendido la presión que este país puede ejercer, por todas las vías posibles. Era ingenuo pensar que no habría respuesta. Los gestos quedan bien en política, algunos incluso son populares, pero pocas veces salen gratis.

Pero es que el Gobierno quizás tampoco calibró la respuesta interna, la que, seguramente, le llegó desde Andalucía desde el primer momento: seis mil puestos de trabajo están en riesgo en Cádiz y con esto, le debieron decir, no se juega.

Quien tomó la decisión ya sabe ahora que no hay anuncios sin consecuencias, y ahora le toca hacer frente a estas. Un gesto que se le puede volver en contra y tiene difícil salida. Esto es gobernar.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?