Club de lectura

"El rey recibe"

Eduardo Mendoza nos presenta su última novela (Seix Barral)

A finales de los 60, un redactor novato recibe el encargo de realizar una información sobre la boda del príncipe en el exilio de un pequeño país engullido por la Unión Soviética. Este es el comienzo de una especie de "memorias" del último Premio Cervantes. "Al llegar a una edad pensé que tenía que escribir unas memorias porque tenía que dejar constancia de lo que había vivido. Luego pensé: `vaya aburrimiento más grande para mí y para los lectores´, y entonces decidí hacer algo intermedio, que es una novela sobre esta época".

"El rey recibe" es el comienzo de una trilogía (puede que tetralogía) que llevará al protagonista -Rufo Batalla- hasta nuestros días. "En el comienzo está naciendo una nueva sociedad, que está pidiendo un nuevo tipo de ídolos, y esos ídolos son los que aparecen en las revistas del corazón. Desde ese punto de vista me interesaba ver cómo había evolucionado la historia de la frivolidad".

Buena parte de la trama de la novela transcurre entre Nueva York y Barcelona. "Yo llegué a la Nueva York en una época en la que nadie la quería: todo el mundo quería marcharse, no había dinero, todo estaba sucio... y vi cómo se transformaba en la referencia mundial del glamour, de la vanguardia y del arte. Y lo mismo pasó con mi Barcelona natal, una ciudad a la que todo el mundo consideraba insignificante, y de repente se convierte en la meta del turismo mundial".

"Rufo no es un protagonista de los acontecimientos, pero si le dicen `allí está pasando algo´, allí que se planta para ver qué pasa. Es algo que yo llevo haciendo toda la vida". Esa es una de las razones por las que Rufo es periodista. "El periodismo es lo que es: la libertad de prensa es de las cosas más importantes que tenemos, porque si no estaríamos en continuo peligro. También es cierto que a veces traspasa todos los límites y termina siendo otra cosa."

¿Cuál es el sentido de un aristócrata como el príncipe Tukuulo?. "Representa el mundo de los sueños al modo shakespeariano, un mundo paralelo que acompaña la vida cotidiana de aquellos años 50 tan grises. Soy un gran devoto de los hermanos Marx y el país de Tukuulo es semejante a la Freedonia que ellos construyeron". 

En la novela aparecen personajes históricos, como Manuel Fraga. "No soy precisamente un admirador de Fraga, pero sí creo que en aquel momento representó un cambio, no tanto un cambio político como de mentalidad, que condicionó la opinión pública y que hizo más fácil la Transición. Él, en un momento determinado, desempeñó un papel, no sé si a gusto, por ambición o llevado por las circunstancias".

Uno de los acontecimientos que ocupa algunas páginas en "El rey recibe" es el caso Watergate. "Cuando yo llegué a Estados Unidos el caso estaba en plena efervescencia. A mí aquello me parecía una cosa extraordinaria, viniendo de un país en el cual la salvajada más grande gozaba de total impunidad, ver como todo el mundo pedía la cabeza de Nixon, que había hecho algo que a mí no me parecía tan importante... Ese funcionamiento extremo de la democracia, viniendo de donde venía, para mí fue como un tratamiento de shock".   

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?