La polémica del día

¿Fabricar un nieto con el esperma del hijo muerto?

La reproducción asistida ha abierto posibilidades inimaginables hasta hace unas décadas, dando respuesta a problemas que eran irresolubles

()

Una pareja británica decidió fabricarse un nieto con el esperma de su único hijo, muerto en un accidente de carretera. Sin autorización, un urólogo, extrajo y congeló el esperma del cadáver que, un tiempo después, fue enviado a EE.UU. para su fecundación y gestación en un vientre de alquiler. El niño tiene ya tres años. Lo que hicieron, tal y como lo hicieron, no está permitido en Gran Bretaña.

La reproducción asistida ha abierto posibilidades inimaginables hasta hace unas décadas, dando respuesta a problemas que eran irresolubles. Y el avance de las técnicas ha requerido un perfeccionamiento de las leyes para evitar que lo éticamente inadmisible sea posible. Algunos casos - abuelas que desean engendrar hijos que no verán crecer, parejas que conciben a un hijo para salvar a su hermano enfermo, viudas prematuras que desean tener un hijo póstumo – han llevado el debate a sus extremos. Pero lo que ha hecho esta pareja británica, satisfacer a toda costa su deseo de descendencia sirviéndose de un hijo muerto que no había autorizado en vida tal posibilidad, parece que supera lo admisible.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?