Sofá Sonoro | recomendaciones

Los días buenos de Jonathan Jeremiah

El inglés Jonathan Jeremiah regresa a las tiendas con 'Good day', su cuarta entrega en esta década

Portada del nuevo álbum de Jonathan Jeremiah /

Jonathan Jeremiah ha editado unos de esos pequeños milagros musicales que en un calendario de lanzamientos repleto de discos suele pasar desapercibido. ‘Good day’, su cuarta entrega en siete años, coloca al londinense como uno de los grandes del soul británico actual. Con unas canciones sugerentes y cálidas, Jeremiah construye un álbum poderoso que engancha y seduce pero que marca distancias con el sonido estadounidense. “Nunca quise hacer algo que sonase a soul americano”, confesaba el cantante en la presentación del álbum. “No pretendo sonar como si fuese de Georgia, disfruto demostrando que soy de Londres”, añadía.

Jeremiah, que debutó el año en el que murió Amy Winehouse, se consagra con esta entrega. Sus canciones mantienen esa idea de comunión colectiva y parte del espíritu hippie que  impregnaba los discos de los 60 y 70 con los que creció el músico. Un golpe de aire fresco en la escena soulera británica marcada por una voz poderosa y rasgada que arrolla con ‘Good day’, el tema que abre el disco o la espléndida ‘Long night’.

Su historia, marcada por viajes por EEUU y muchos sueños, sufrió un giro de guion cuando trabajó de guarda de seguridad en el estadio de Wembley, allí escuchó a los grandes nombres de la música y con aquel dinero ahorrado se pagó la producción de su debut, un disco que llamó la atención de la BBC y que puso al músico en el mapa. Ahora, siete años después, Jeremiah presenta un disco maduro, intenso y seductor que pasará desapercibido en la maraña de estrenos, pero que bien merece el tiempo de su escucha.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?