Precisión quirúrgica y daño colateral

La 'Cara B' de Sara Vítores se pregunta hoy si las bombas guiadas por láser son precisas y si el daño colateral es un eufemismo

Finalmente el Ministerio de Defensa se ha echado atrás y ha decidido que sí se mantiene el contrato de venta de armas con Arabia Saudí, que se venden esas 400 bombas guiadas por láser. La pregunta hoy no es tanto el cambio de postura del Gobierno sino las palabras de Borrell. ¿Qué es el armamento de precisión? ¿Precisión en la bomba o precisión en el dedo que da al botón que tira la bomba? Y esa otra parte de la frase en la que dice que estas bombas no producen "efectos colaterales", ¿qué significa?

De los efectos colaterales o los daños colaterales, ya empezamos a hablar en el 91, en la Guerra del Golfo. En aquel momento ya se habló de la precisión de los misiles, pero por supuesto que hubo daños o efectos colaterales, allí ya se utilizaron estas bombas guiadas por láser.

Precisión es la cualidad de preciso y preciso, dicho de una cosa, es "perceptible de manera clara y nítida". Como locución adjetiva, o sea, cuando hablamos de algo de precisión -como es el caso, bomba de precisión- , el diccionario dice: "dicho de un aparato, de una máquina, de un instrumento construido con singular esmero para obtener los mejores resultados posibles." La trampa está, claro, en que el rayo del laser es super preciso, pero no hablamos del laser sino de quien decide dónde apuntar con ese rayo.

Es un eufemismo. Daño es muerto y colateral, inocente... así de sencillo. Es el efecto secundario no previsto en una operación militar. "Colateral" viene del latín 'collateralis', que es al lado. A veces se usa como adicional y otras como adicional pero secundario, que es como sería en este caso, de daño o efecto colateral.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?