Orban, la extrema derecha y el PP

¿Por qué en España no hay un gran partido de ultraderecha? Y el Ojo, paciente, siempre responde lo mismo: porque forman cuerpo del PP

El Parlamento Europeo ha aprobado, por primera vez en su historia, una resolución para sancionar al régimen semifascista del húngaro Viktor Orban por violar valores básicos de la Unión Europea como los derechos humanos, caso de los emigrantes. La votación ha sido clarificadora: 448 votos a favor y 197 en contra, y entre los síes muchos eurodiputados de la derecha. El castigo tendrá escaso recorrido porque se necesita la unanimidad de todos los países, y alguno, como Polonia, nunca va a votar contra su aliado en las posturas más extremas.

Pero veamos qué ha hecho nuestro PP del joven masterizado Pablo Casado. ¿En contra del ultra Orbán? Por supuesto que no, pero ha habido variaciones: tres han apoyado al dirigente húngaro, mientras el resto se abstenía. Una vergüenza. Seguramente les gustará saber que uno de los 16 es un mago de la desfachatez, el bien conocido Esteban González Pons, jefe de los eurodiputados del PP, que presente en la votación, se ha limitado a no votar. Ni sí, ni no, ni abstención. Brazos caídos. Palangana de Pilatos. Dos sinónimos de caradura: desahogado y despachado. La pregunta, en ocasiones, se repite: ¿por qué en España no hay un gran partido de ultraderecha? Y el Ojo, paciente, siempre responde lo mismo: porque forman cuerpo del PP. Mandan más o mandan menos, depende de las épocas, pero ahí están. Dentro.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?