Si ya era insostenible la mentira, ahora lo es más

Àngels Barceló reflexiona sobre que Pedro Sánchez haya hecho pública hoy su tesis mientras que Pablo Casado sigue sin mostrar siquiera alguno de sus trabajos

Quién nos iba a decir que la legislatura dependería de una tesis. De una tesis y de las decenas de interpretaciones y elucubraciones que se están haciendo sobre ella. La tesis la puede consultar todo el mundo desde la una de la tarde y desde esa hora está siendo sometida a la prueba del algodón, la prueba del plagio y la prueba de la calidad. La del plagio es relativamente fácil, todo el mundo utiliza la misma herramienta, la que utilizan las universidades para detectar los plagios en todas las tesis, la de la calidad es más relativa. Solo los expertos pueden juzgarla y aún así deberíamos conocer también el nivel mayoritario de las tesis que se presentan.

Pero, bueno, Pedro Sánchez ha hecho pública su tesis mientras seguimos esperando que Pablo Casado muestre alguno de los trabajos que le sirvieron para aprobar su máster bajo sospecha. Porque por mucho que insista en que ya los ha enseñado, en que se encerró con decenas de periodistas a los que mostró la documentación, lo cierto es que Pablo Casado no ha mostrado más que algunas portadas de trabajos que, por cierto, han perdido también entidad. Si al principio eran trabajos de fin de máster hoy hablaba de trabajos sin importancia que le habían servido para aprobar las asignaturas. Todo para intentar demostrar que su caso es muy diferente del de los demás.

Diferente del de los demás, a pesar de haber cursado el máster en tiempo récord, a pesar de las convalidaciones inexplicables de un montón de asignaturas, a pesar de que ningún alumno le vio en clase y a pesar de que no ha mostrado ninguna prueba que desmienta todo esto. Porque, por muchas veces que lo repita, Casado no ha enseñado ninguno de sus trabajos, solo mostró las portadas de cuatro de ellos.

Si ya era insostenible la mentira ahora lo es más, después de que Pedro Sánchez haya hecho público el suyo. Para dejar las cosas claras. El máster de Casado era de los del Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos, igual que el de Cifuentes y Montón. Este instituto encabezado por Enrique Álvarez Conde urdió toda una trama de regalo de másteres, además de presuntas irregularidades en sus cuentas bancarias, borrado masivo de correos y tejemanejes varios. Casado nunca enseñó los trabajos, Casado nunca ha demostrado que todas las sospechas sobre su máster son falsas. Es importante repetirlo por si este fin de semana los dirigentes populares siguen con el mantra de que lo de Casado es diferente. De momento, es diferente porque no hace públicas las pruebas que acabarían con las especulaciones.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?