Últimas noticias Hemeroteca

"Lo aprendido en la última crisis no nos servirá para la próxima"

10 años después de la caída de Lehman Brothers analizamos qué hemos aprendido y qué no tras la peor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial

El 15 de septiembre de 2008 el cuarto banco de inversión más grande del mundo cayó y muchos sitúan en la bancarrota de ese gigante llamado Lehman Brothers el punto de inicio de la mayor crisis económica y financiera desde la Segunda Guerra Mundial. Ahora que se cumplen 10 años de ese día, economistas, periodistas y sociólogos coinciden en que había señales que anunciaban la tormenta perfecta.

Uno de ellos es Juan Ignacio Crespo que recuerda en Hoy por Hoy la existencia de varias luces rojas: “había demasiado dinero a la caza de pocos activos y se financiaban a corto plazo inversiones a largo plazo en productos tóxicos. Y la ruptura de esa cadena estranguló a los bancos que la habían promovido”.

Sobre las consecuencias de esa crisis de la que España ha salido hace bien poco, Joaquín Estefanía asegura que “se ha producido una mutación muy fuerte en las sociedades de todo el mundo que se manifiesta en una precarización estructural de la vida especialmente de los jóvenes, una crisis de la representación política y el establecimiento de las sociedades low cost”. Incluso apunta a un cambio en el concepto de democracia que, según cree, “ha pasado de ser un valor finalista a ser solo el mejor sistema instrumental que solo se valora cuando arregla los problemas”

Esteban Hernández, abogado y periodista de La Marea, coincide en que la crisis fue producto de una inercia y de una manera de pensar: “esa inercia se frenó pero la manera de pensar no”. “Esto solo se arregló a base de paladas y paladas de dinero público al sistema financiero”, recuerda Estefanía que cita como principal lección de lo ocurrido que “no se puede dejar que el sistema se autoregule porque el mercado no ha resuelto la crisis”

“Hay que reconstruir el contrato social”

De lo que nadie duda es de que la crisis ha supuesto en el mejor de los casos un freno en las expectativas de mejora de toda una generación. “El contrato social implícito que decía los que están en la parte de arriba de la sociedad se va a llevar la parte más grande de la riqueza pero el resto a cambio va tener trabajo y una expectativa de sueldos crecientes se ha roto, ya no es verdad. Y eso ha quebrado las expectativas materiales pero también las emocionales de los jóvenes.

En esa línea, la directora de MyWord, Belén Barreiro, recuerda que “esa brecha en España es mayor que en otros países que también han sufrido la crisis porque en España los mayores viven mejor que hace 30 años y los jóvenes van a peor”. En esta línea apunta que durante la crisis “la mayoría de ciudadanos decía en los sondeos que trabajar ya no era garantía de estabilidad, cuando en el pasado sí lo era.”

¿Estamos a las puertas de otra crisis?

“Síntomas de nueva crisis hay, pero son mínimos”, asegura Juan Ignacio Crespo al que no le preocupa el aumento de la inversión en vivienda en España porque “a diferencia de los años previos a la crisis ahora se financia con ahorro y no con deuda”. En todo caso Crespo recuerda que “antes o después llegará una crisis porque la economía es cíclica”. Y avisa: “lo que hemos aprendido en la última crisis no servirá para la del futuro”

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?