Ahora que soy mayor, me gustas mucho más en mi cama

No fui yo de las afortunadas que aprendieron desde pequeñas el oro que tenía entre las piernas.

Tuve que hacerme mayor, empeñarme en descubrir, cansarme de probar una y otra vez hasta dar con la clave. Hubo que pasar por la inolvidable aventura de mirar detenidamente donde se supone que no me puede dar el sol. De querer descubrir cómo era aquello. De probar a tocar todas las teclas que pudieran hacerme reaccionar. No tuve yo la suerte de que, como a los niños, alguien se riera si yo aparecía en escena con los dedos por dentro de mi braga. Me hubiera gustado haber sabido desde pequeña que ese pellizco de carne iba a ser el centro de mi propio universo. Que sin tratarlo con mimo sería muy difícil que pudiera terminar plenamente satisfecha. Hubiera estado bien haberme conocido lo suficiente como para haber experimentado primero, y hacer manitas con quien fuera después. Para escribir sin que los renglones pudieran torcerse, para saber por dónde empezar antes de culminar o por dónde terminar cuando ese polvo no hubiera sido mínimamente bueno. Me habría encantado que mi primera penetración hubiera sido conmigo misma, me habría ahorrado algún que otro disgusto. Como haberme creído, durante mucho tiempo, que cada vez que me empeñara en hacerlo no iba a quedar otra que sufrir un poquito.

Ahora que soy mayor y me he empeñado en saber quién soy, me gusta mucho más cuando estamos en la cama. Soy yo la que te dice dónde quiero que me toques, dónde sueño que me beses, qué quiero que me hagas. Todo lo que toquen tus dedos, ya ha sido repasado previamente por los míos. Confío, nada más conocerte, en que serás capaz de dominar la técnica; conociéndote, ¿quién sabe? lo mismo hasta la mejoras.

Ya he aprendido que es oro puro lo que tengo entre las piernas. Ahora ya solo hace falta que tú sepas calibrar mi tesoro.

Y ya no tengo edad para permitirte que me devalúes... El título de amante cuesta mucho conseguirlo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?