Cinco autores que quizá no deberían haber ganado el Nobel de Literatura

El literato Pepe Verdes repasa los nombres más polémicos de entre quienes conquistaron a la academia sueca

El francés Jean-Claude Arnault, responsable de la crisis que atraviesa la Academia Sueca, encargada de otorgar el Premio Nobel de Literatura, ha sido condenado por un tribunal de Estocolmo a dos años de cárcel por violación. Por este motivo, este año la Academia no otorgará este premio. Desde 'Los muchos libros' comenzamos una sección basada en listados temáticos de libros recomendados por Pepe Verdes, director de 'Librotea' (portal recomendador de libros de 'El País'), y en esta ocasión, dadas las circunstancias, nos habla de cinco autores cuyo premio Nobel de Literatura fue muy controvertido y polémico.

1. José de Echegaray (1832-1916), catedrático de matemáticas y ganador del premio Nobel de Literatura en 1904, el primero concedido a un español. Su labor como escritor fue cuestionada en muchas ocasiones. Fue director de la Real Academia de Ciencias y de la Real Academia de la Lengua, también primer presidente de la Real Sociedad Matemática Española. Fueron sus casi 70 populares obras de teatro las que le valieron el premio. A pesar de esto, Echegaray se consideraba (y le consideraban) matemático por encima de todo.

2. Elfriede Jelinek (1946); escritoria, poeta, novelista y dramaturga. A juicio de muchos autores escribe pastiche, también afirman que su escritura acumula palabras sin un interés concreto. Ganó el Nobel en 2004, lo que provocó la renuncia de uno de los académicos más importantes de la literatura sueca, Knut Ahnlund, quien sostenía que "no sólo ha causado un daño irreparable a las fuerzas progresistas, sino que ha confundido a la opinión en general sobre el sentido de la literatura como arte".

3. Winston Churchill (1874-1965) ganó su premio Nobel de Literatura en 1953 por sus memorias. Algunos círculos literarios europeos protestaron, sus razones sostenían que no había derecho a mezclar la política con la literatura, ya que el que fue primer ministro inglés había destacado como estadista y jefe del almirantazgo más que como escritor, mientras que el Nobel que se le daba era precisamente de literatura.

4. Bob Dylan (1941). La Academia Sueca anunció en 2016 que el Premio Nobel de Literatura de ese año sería para él, su argumento aseguraba que creó una nueva expresión poética dentro de la gran tradición de la canción americana; una entrega que sorprendió a mucha gente por tratarse de otra disciplina artística.

5. Eyvind Johnson (1900-1976) y Harry Martinson (1904-1978). Estos suecos ganaron conjuntamente el premio en 1974, lo que llamó la atención de esta concesión fue el hecho de que ambos autores habían formado parte del jurado de la Academia en ocasiones anteriores.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?