Al conflicto catalán le sobran pirómanos

Àngels Barceló reflexiona sobre el ultimátum de Torra a Sánchez, las reacciones de la derecha española y la intervención de Inés Arrimadas en el debate de política general celebrado en el Parlament

Al conflicto catalán le sobran los pirómanos. Llevamos unos cuantos días hablando de los del lado independentista, con Carles Puigdemont y Quim Torra a la cabeza, tan pirómano este último que tras alentar a los CDR a seguir con sus acciones le lanza un ultimátum a Pedro Sánchez sin avisar y que, encima, provoca gran malestar entre las propias filas independentistas.

Y por el otro lado están los pirómanos del PP y Ciudadanos, que responden a cualquier provocación lanzando más gasolina. Aplicación del 155, como pide Rivera, a pesar de que sabe que esto requiere unas circunstancias, al margen de un proceso, que a día de hoy no se dan, mociones de confianza como pide Pablo Casado, aunque hoy quien más ha levantado la voz ha sido Inés Arrimadas.

Ha subido a la tribuna en el debate de política general, que se celebra en el Parlament catalán, enarbolando una bandera española, porque dice que el President Quim Torra y sus comandos separatistas la quieren hacer desaparecer. Llevaba tiempo Arrimadas reivindicando, y con razón, la reapertura del Parlament, y el día que abre lo utiliza para hacerse esa fotografía. El socialista Miquel Iceta le ha recordado la inutilidad de su gesto, el Parlament de Catalunya está presidido también por la bandera española.

Nada se va a solucionar en Catalunya si no baja la inflamación. Es como un médico que no puede diagnosticar el alcance de una lesión mientras la zona esté inflamada. Y declaraciones como las de Rivera, Arrimadas o Casado no actúan precisamente como un antiinflamatorio. Ayer decía que Torra actúa mirando siempre de reojo a la calle por si le llaman traidor y pensaba que sería interesante que Torra entendiera que hacer política no es traicionar a nadie. Hoy les diría a los líderes de la derecha española y catalana que hacer política no es traicionar a nadie. Y que solo renuncian a ella, a la política, los que viven bien en el conflicto porque lo necesitan para su propia supervivencia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?