El eterno enigma talayótico

SER Historia viaja a la isla de Menorca para descubrir los secretos de la cultura talayótica y también uno de los monumentos menos conocidos de su historia, recientemente puesto en valor, el Lazareto de Mahón, desde donde emitimos este nuevo programa

Margaret Murray (1863-1963) paso dos años de excavaciones en la isla de Menorca, atraída por sus monumentos prehistóricos. Murray en realidad era egiptóloga. Había trabajado en el país de los faraones siendo la mano derecha del más grande arqueólogo de la época, Sir Fliders Petrie. Además de Egipto también excavó en Malta, y varios lugares de Próximo Oriente. Pero Murray sentía una atracción especial por la isla. A su visita en los años 1930 y 1931 en los yacimientos de Trapucó y Sa Torrera, que luego publicaría en un libro clásico de la universidad de Cambridge (Cambridge Excavations in Minorca, 1931), le había llevado años antes su pasión por la isla y la arqueología de la cultura talayótica.

Murray y Menorca

En la década de 1920 la egiptóloga ya publicó varios artículos sobre cerámica menorquina en revistas especializadas, siempre buscando, la cabra tira al monte, los paralelos en tipologías con la cultura faraónica que ella tan bien conocía y tanto amaba. Ella sabía que era un lugar único y con una historia única.

La cultura talayótica se desarrolló especialmente en la isla a lo largo del I milenio antes de nuestra era. Y en efecto, como adelantó Murray, cuenta con referentes arqueológicos únicos en la prehistoria del Mediterráneo occidental.

Menorca cuenta con un extraordinario proyecto para que varios monumentos de esta cultura pasen a formar parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad e la Unesco y SER Historia ha querido apoyar este realizando el programa desde allí.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?