Últimas noticias Hemeroteca

La izquierda se une

Josep Ramoneda reflexiona sobre el acuerdo presupuestario entre el Presidente, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, así como la iniciativa de Emmanuel Macron para recuperar terreno político

Por fin, la izquierda se une para unos presupuestos modestamente socialdemócratas, que apuntan hacia una cierta redistribución de los recursos hacia abajo y a una primera corrección de los excesos legislativos del gobierno Rajoy. Y al PP sólo se le ocurre decir algo tan original como que “en pocos años estaremos en Venezuela”, confirmando la alta opinión que tienen de la gente. Ciudadanos echa balones fuera: estos presupuestos sólo son papel mojado. Que al PP le moleste que se deroguen los elementos más dañinos de su reforma laboral, se entiende. Fue uno de sus proyectos estrella con la precariedad como premio. Y si no que pregunten a los jóvenes. Pero subir el salario mínimo, defender las pensiones, proteger a los inquilinos, dar recursos para las personas dependientes o avanzar en la igualdad de género efectiva parecen objetivos razonables si se pretende cohesionar la sociedad y restar argumentos a los profesionales de la capitalización demagógica del malestar. Y, sin embargo, a la derecha le molesta. La desigualdad no está en su agenda. Su principio es favorecer la suerte de los ricos para que riegue a todos los demás. El escritor suizo Jonas Luscher lo llama teoría del estiércol de caballo: “Como más avena demos al caballo, más abundante será su producción de excrementos y los pajarillos tendrán más que comer”.

Un Macron a la baja, acude a los sueños de grandeza. En Evran, se ha celebrado el pleno de la Organización Internacional de la FrancofonÍa. Y el Presidente francés ha apelado a “la gran reconquista”. Ampliar “la gran familia de dimensión planetaria de los que hablan francés”. Objetivo prioritario: los jóvenes africanos. Francia no desiste, donde ya no alcanzan con el dinero y las armas, quiere llegar con el idioma y la palabra. Mejor así. Podemos llamarlo imperialismo de baja intensidad.

Removiendo papeles me he encontrado con una vieja entrevista a Jaume Pórtulas, sabio autor de una antología de los presocráticos. Le preguntan con cuál de ellos le gustaría poder dialogar. Y él responde: “No habría diálogo. Su lenguaje y el nuestro nos separan. Nosotros somos analíticos, nos preguntamos: ¿eso qué es? Ellos, más empáticos, se preguntaban: ¿eso qué sentido tiene? Aristotélicos, nosotros nos explicamos la realidad. Ellos se implicaban en la realidad”. Aprendamos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?