Los que manejan el ronzal

Los dirigentes del Partido Popular, y si fallan ya está Ciudadanos, trasladan babosadas al Congreso o al Senado

Definitivamente, esta derecha extrema que disfrutamos ha ganado la batalla de la agenda diaria. La táctica es tan antigua como venenosa. Se tira el infundio desde la emisora, la televisión o el periódico que pagan los mismos que mantienen al político ruin, y a un panal de rica miel dos mil moscas acudieron, que por golosas murieron etcétera. Se trata de coordinar las fuerzas, y mientras unos juegan a gritos en las tertulias a imponer la zurrapa de la que hay que hablar, da igual plagios inexistentes, jugo de cloacas o cualquier otra inmundicia, los dirigentes del Partido Popular, y si fallan ya está Ciudadanos, trasladan esas mismas babosadas al Congreso o al Senado, donde fungen los más aguerridos de la tribu, véase al popular Ignacio Cosidó, de profesión recogedor de cualquier basura que se encuentre por la calle.

Ya puesto en marcha el motor de la infamia, los medios decentes, al igual que los tertulianos menos zarrapastrosos, hipnotizados por esa atracción fatal corren, ingenuos, a picar el sucio anzuelo. Son precisamente quienes presumen oficialmente de ser los más progres, quienes prestan silla y altavoz a la mugre para demostrar su inmaculada independencia. ¿Pues saben una cosa? Este Ojo, por viejo, reviejo y requeteviejo, nunca, jamás, hozará en su charca. Aquí hablaremos de lo que nosotros queramos y no de lo que ordene la derecha. Dicho queda.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?