Fisioterapia para integrar a las personas ciegas en Níger

Dos españolas impulsan la primera sala de fisioterapia autogestionada por personas con discapacidad visual en Níger

Yaiza López forma a uno de los fisioterapeutas del proyecto Kambara Bani /

En Níger, uno de los países más pobres del mundo, en el que casi la mitad de sus más de 21 millones de habitantes vive con menos de dos euros al día, la fisioterapia se ha convertido en la gran oportunidad para las personas con discapacidad visual. Marginados por la sociedad, hasta ahora, a la mayoría no le quedaba otro remedio que mendigar para sobrevivir.

Kambara Bani, la primera sala de fisioterapia autogestionada por personas con discapacidad visual, es uno de los proyectos que pretenden acabar con esta realidad. Se inaugurará el próximo lunes en Niamey, capital de Níger, y verá la luz gracias al trabajo de un amplio grupo de organizaciones y personas, entre las que se encuentran dos españolas.

"Nuestro principal objetivo es trabajar en la percepción social de las personas con discapacidad visual en Níger", ha afirmado este viernes en 'La Ventana' una de ellas, Helen Pardo, una cooperante española que ya había trabajado anteriormente en este país africano. Pardo, que ha subrayado las "condiciones adversas" que sufren los habitantes de Níger, ha contado que, a través de esta sala, "las personas ciegas pueden emprender, autogestionarse o innovar".

Pero Kambara Bani no se puede entender sin Yaiza López, fisioterapeuta española, discapacitada visual, que viajó hasta Níger para formar a los trabajadores de este centro. Yaiza, que ha contado que la recibieron "con los brazos abiertos", ha explicado que la mayoría de estos fisioterapeutas trabajan en centros públicos, como voluntarios, y que para ganarse la vida deben buscar otras sesiones privadas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?