Cuando Van Morrison se jugó el despido

Esta semana dedicamos el programa a 'Moondance', el álbum clave del músico de Belfast

Van Morrison durante una actuación en 1974 /

En 1970, un Van Morrison de 24 años se lo jugaba todo. Su futuro en la música estaba en el aire tras el final de Them y el fracaso comercial de su arriesgado 'Astral Weeks'.

Morrison necesitaba triunfar, tener canciones de éxito y algo tan básico y esencial como comer. Necesitaba dinero y confirmar a su sello que tenía un futuro por delante. Morrison entró a los estudios de Nueva York con todas esas urgencias en el verano de 1969 y salió de allí unas semanas después con las canciones de 'Moondance'.

Con aquel disco, el norirlandés salvó su carrera. Morrison firmó un disco canónico de 10 canciones pegadizas y eternas. En ellas hablaba de la mística, la naturaleza y del amor, pero lo hacía con una estructura convencional que conectó con la gente. Sin ser un gran éxito de ventas, 'Moondance' marcó el camino del sonido Morrison y lo convirtió en un artista respetado.

Esta semana dedicamos el Sofá Sonoro a recorrer 'Moondance', su sonido, su importancia y también su magia. Lo hacemos en compañía de Fernando Neira, periodista de 'El País', y de los cantantes de Sheila Blanco y Roi Fontoira (The Limboos).

Cómo era el mundo en 1970

El álbum de Van Morrison llegó con el cambio de década, meses después del festival de Woodstock y con el mundo y poco patas arriba. Lucía Taboada nos recuerda lo más destacado de aquel año.

De Astral Weeks a Moondance

Van Morrison cambió su sonido en este disco. Le hemos pedido al cantante Roi Fontoira que nos explique en qué consistieron esos cambios.

El huracán de Belfast

Hay que oír a Morrison cantar en 1970, pero también hay que verlo sobre las tablas. Recuperamos esta actuación salvaje de la época.

Otros programas de Sofá Sonoro

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?