Comida a domicilio: Una moda no exenta de polémica

En el último programa analizamos el boom de la comida a domicilio y hablamos con los directores de las principales plataformas para conocer cómo se pide, quién la pide y porqué ha cambiado el hábito de consumo. Algunos piensan que no compite con salir a comer fuera sino con no cocinar en casa

Cada vez es más habitual estar sentado en el sofá y, en vez de levantarte a cocinar, coger el teléfono y pedir comida a domicilio. Una práctica que antes era un hecho esporádico se ha convertido en el día a día de muchas personas en muy poco tiempo. Por eso en Ser Consumidor hemos querido radiografiar este fenómeno y hablamos con las principales empresas de servicio de comida a domicilio.

Primero, algunos datos: el 43% de los españoles compra comida preparada, el 31% pide comida a domicilio y, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el 90% de los encargos de comida a domicilio se pide a través del teléfono y solo el 10% a través de internet o aplicaciones móviles.

La pregunta que nos hacemos es: ¿Por qué pedimos tanta comida a domicilio en España? La respuesta no está del todo clara pero hay varias razones que barajan los expertos como la falta de tiempo para cocinar, la comodidad de tener la comida - de tus restaurantes preferidos - en tu puerta a golpe de timbre o el ahorro de dinero que puede suponer en algunos casos.

Si nos adentramos un poco más en el fenómeno de la comida a domicilio, descubrimos varias aplicaciones que están muy de moda y cada día tienen más usuarios. La primera que aparece es Just Eat, un portal donde podemos encontrar una gran variedad de restaurantes que llevan la comida directamente al domicilio, aunque son los propios restaurantes los que se encargan del reparto. En el otro lado de la baraja están Deliveroo, Glovo y Uber Eats, que además de mostrar los restaurantes en los que se puede pedir, contratan a los trabajadores que trasportan la comida. Diana Morato, directora general de Deliveroo España nos contó en Ser Consumidor que “hay un boom en los últimos tiempos de comida a domicilio”. Sobre los productos dice que “tratan de que sean de calidad y variados, además es fácil de pedir y en 30 minutos están en la puerta de tu casa”.

Los usuarios que piden comida a través de aplicaciones quieren comer bien y barato, el 80% pide la comida en su domicilio pero cada vez son más las personas que lo piden en su puesto de trabajo. El director general de Just Eat España, Jesús Rebollo, explicó que “el perfil de consumidor ha cambiado mucho, antes solo se pedía comida china o italiana, pero cada vez más la gente se anima con nuevas opciones como la japonesa o la vegetariana”. Y hay días en los que claramente el negocio hace más “caja”: Rebollo dice que “los días de grandes eventos televisivos como la final de eurovisión o las las competiciones de fútbol”.

Una de las aplicaciones que está compitiendo con fuerza en el mercado en el último tiempo es Glovo, y su cofundador Sacha Michaud achaca el éxito de esta tendencia a “el gran cambio en la tecnología y su uso”, y aunque asume que su oferta todavía es algo limitada, sí que conoce que “incluso en la aplicación los usuarios tiene sus propias preferencias y suelen repetir”. Además, no piensa que compita con salir a cenar fuera, “compite más con cocinar”, explica.

Pero este nuevo fenómeno tiene una cara un poco más oscura, como son los derechos de los drivers, los trabajadores que llevan la comida a los domicilios. El reportaje de Sergio Díez emitido en Ser Consumidor comienza precisamente con un audio de un corto que denuncia los hábitos no siempre sanos de los consumidores y la mala situación de los transportistas. Victor, de la plataforma “Drivers por derecho” pide un “reconocimiento como trabajadores, porque ahora somos falsos autónomos”. Por otra parte, los días que más comida a domicilio se pide es cuando hay mal tiempo y “corremos mucho riesgo con las motos o las bicis bajo la lluvia”, explica. Más problemas que sufre este colectivo es “el poco salario que se paga: la gente que tiene contrato, está sometida a unos tiempos de entrega casi imposibles, y muchos cobran directamente en negro”, aunque reconoce que “hay gente con buenas condiciones, pero son muy pocas”.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?