Últimas noticias Hemeroteca

La vida con fines industriales

Qué se está haciendo y qué no en las empresas de biotecnología.

Bacterias que fabrican plástico biodegradable, que crean aromas, que ayudan a tratar problemas de la piel, que luchan contra el envejecimiento... "Una persona sana, en sus pulmones tiene más de 500 especies bacterianas distintas. En la piel hay más de mil y cambian radicalmente si la muestra es de un dedo o de las ingles. En resumen, si tu pesas 70 kilos, uno de ellos son de microorganismos que viven en tu cuerpo y tienen un papel biológico impresionante" Daniel Ramón es el director de Biópolis, una empresa que fundó hace 11 años con la idea de aplicar la biotecnología a la nutrición estudiando todas las posibilidades que nos ofrecen las bacterias. Trillones de estos microorganismos viven en el mundo, no pueden estar ahí porque sí, tienen una función y todavía estamos lejos de conocer todas sus posibilidades ni todo lo que son capaces de hacer, explica Daniel.

Juanjo Millás ya había visitado Biópolis y ya había tenido la oportunidad de conocer a Elegans, el gusano que, con su milímetro de presencia, comparte el 40% de los genes que tenemos los humanos. Aquí lo utilizan para experimentar tratamientos contra el envejecimiento, incluso contra el Alzheimer.

Lanzarse con un proyecto biotech no es sencillo. Ion Arocena biólogo, vicepresidente de ASEBIO nos cuenta los riesgos de empresas que básicamente se dedican a I+D, algunas pueden llegar a pasar años sin facturar. Pero el destino final de sus investigaciones no deja de ser industrial. Lo que desarrollan está destinado a cubrir una demanda de la sociedad. Pero también hay proyectos como Biópolis, o como la empresa NIMgenetics que son un ejemplo de éxito empresarial y científico. Juan Cruz Cigudosa, director científico de NiMgenetics nos cuenta cómo han conseguido, con solo un simple análisis de sangre en mujeras embarazadas, saber qué enfermedades podrá desarrollar el niño y cómo con un análisis de los 20 mil genes de la persona los médicos pueden diagnosticar una enfermedad rara en solo tres días. Actualmente y con los métodos tradicionales pueden tardar hasta 9 años.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?