Últimas noticias Hemeroteca

Un poder judicial preponderante

Josep Ramoneda analiza el ingreso de Rato en prisión el mismo día en que el Supremo da por cerrado el sumario contra los líderes independentistas catalanes, y se pregunta por el papel de la justicia en cuestiones que la política es incapaz de resolver

Interesante coincidencia: Rato ingresa en prisión el mismo día en que el Supremo da por cerrado el sumario contra los líderes independentistas catalanes. Y ambas noticias se conocen pocas horas después de que el presidente del Tribunal Supremo se disculpe por la pésima gestión de lo que algunos ya llaman el caos hipotecario. Un retablo de la actualidad que confirma que en la España actual el poder judicial tiene un papel tan preponderante que invita a reflexionar sobre las deficiencias del sistema político. ¿Qué falla en nuestras instituciones para que tan a menudo la justicia tenga la última palabra sobre cuestiones que la política es incapaz de resolver?

El Supremo da por cerrada la instrucción del sumario contra 18 dirigentes del independentismo catalán, con la que se apunta a primeros de año la apertura del juicio oral. Rebelión, malversación y desobediencia son los delitos que se atribuyen a los encausados. Cuesta imaginar cómo se prueba el delito de rebelión en un proceso sin situaciones de violencia significativas. Y no será fácil acreditar la malversación en una autonomía cuyas finanzas estaban bajo control de Montoro. En cualquier caso, hemos llegado hasta aquí por impotencia de un gobierno que no supo lidiar políticamente el problema. Y quiérase o no el Supremo será protagonista destacado de la política española en los próximos meses. De momento, la siguiente cita puede ser significativa y tener consecuencias políticas y no solo judiciales: la Fiscalía y la abogacía del Estado tendrán que fijar sus peticiones provisionales. El presidente Sánchez ha venido insinuando estos días que la acusación de rebelión no está justificada. ¿Qué decisión tomará la fiscalía general del Estado?

Rato en la cárcel. La corrupción como gangrena del régimen, que ha llegado a ser estructural en un partido como el PP que ha visto caer a decenas de los suyos. Desde luego, hace veinte años era difícil imaginar que el todopoderoso Rato, que paseaba su insolencia por la escena pública, acabaría en la cárcel arrastrado por la codicia. Era tan impensable entonces, que hasta el FMI le captó. Su salida de allí por la puerta de atrás fue la primera señal de que algo fallaba. Rajoy le mandó a Caja Madrid, ¿premio de consolación o trampa? La justicia ha actuado. Pero los partidos no parecen haber hecho sus deberes. Y Rajoy perdió el poder por no asumir las responsabilidades del caso Gurtel como jefe del PP.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?