Últimas noticias Hemeroteca

"En nuestro país la salud mental está muy medicalizada"

Charlamos con el psiquiatra Diego Figuera, director del Hospital de Día de Ponzano (Madrid)

“Estamos estigmatizados, la gente nos mira de manera diferente. La palabra enfermedad mental da mucho miedo.” Con estas palabras finalizó la conversación con Miguel, Sonia, Claudio e Iñaki, un grupo de jóvenes bajo tratamiento psiquiátrico. Nuestro encuentro tiene lugar en un céntrico barrio madrileño, a la puerta de unas instalaciones deportivas en donde entrenan habitualmente. El deporte forma parte de su terapia.

- Muchas gracias por vuestro testimonio, les digo.

- Es importante contarlo, me responden.

Sus palabras representan a miles de personas que, como ellos, sufren enfermedades mentales. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) casi un 10% de las estancias hospitalarias están causadas por trastornos mentales y en torno a un 25% de la población ha padecido o padecerá un trastorno de este tipo a lo largo de su vida. Las enfermedades mentales siguen siendo grandes desconocidas y por eso es importante hablar de ellas y dar a conocer los problemas a los que se enfrentan quienes las padecen: “Es algo con lo que tienes que convivir toda la vida.”

Estos jóvenes hablan de su enfermedad con toda naturalidad. Forman parte del grupo de pacientes que reciben tratamiento en el Hospital de Día de Ponzano (Madrid). “Ponzano”, como ellos lo llaman, es una unidad de psiquiatría dependiente del Hospital Clínico San Carlos   en donde practican terapias diferentes. Su director, el psiquiatra Diego Figuera, practica un modelo de psiquiatría muy discutida por los sectores más ortodoxos, una psiquiatría que se nutre de la filosofía o la psicología y no tanto de los fármacos: “La salud mental está muy medicalizada y eso no es bueno”, afirma.

Hace tiempo que decidió desafiar a la vieja escuela para defender una manera de trabajar más comunitaria, sus tratamientos no están centrados solo en los fármacos sino en otros puntos de apoyo como la familia. Buena muestra de ello son las sesiones interfamiliares que celebran semanalmente en el hospital, unos encuentros en los que están presentes los pacientes y sus familiares y en los que todos se ayudan, comparten problemas, situaciones e inquietudes. Figuera está convencido de que lo más eficaz es estudiar estos trastornos en relación al entorno familiar: “En la psiquiatría española se da muy poco espacio a la familia. Lo básico es la psiquiatría comunitaria, implicar a la sociedad y a la familia todo lo que se pueda.” En 2016 el Ayuntamiento de Madrid le concedió la Medalla de Oro de la Ciudad en reconocimiento a un trabajo en el que vuelca toda su energía y conocimiento.

La psicosis es la enfermedad mental por excelencia pero actualmente están aumentando los trastornos de personalidad. Miguel, Sonia, Claudio e Iñaki lo saben por experiencia propia pero transmiten ganas de vivir, ganas de seguir adelante y de dejar atrás tantos recuerdos de una vida marcada por la tragedia, el consumo de tóxicos o un entorno familiar inestable. Sus historias te dejan sin aliento: “En Ponzano me han enseñado a convivir con mi enfermedad, ahora me entiendo mejor”, afirma Miguel.

Después de una larga conversación damos por finalizado el encuentro. Salimos del recinto deportivo en compañía de Clara, la enfermera que les acompaña, y durante los últimos minutos ella me habla de la importancia de poner nombres a las historias anónimas, sacarlas de los fríos datos que estereotipan y a la larga silencian. Contar las vidas de estos pacientes. Poco después Miguel, Claudio, Sonia e Iñaki me despiden sonrientes con sus miradas perdidas y luminosas a la vez mientras desaparecen entre la multitud de la calle.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?