Últimas noticias Hemeroteca

Sánchez capitaliza el regalo de los jueces

Josep Ramoneda reflexiona sobre el anuncio de Pedro Sánchez de que el Consejo de Ministros confirmará que los bancos tendrán que pagar los impuestos de las hipotecas

“El Tribunal Supremo tiene que hacer una reflexión sobre el debate que se ha suscitado sobre su credibilidad. Creo que el poder judicial debe hacer autocrítica por lo que ha pasado”. Raudo y veloz, Pedro Sánchez ha salido a capitalizar el regalo que le han hecho los jueces. Ante la indignación popular, mañana el Consejo de Ministros confirmará que los bancos tendrán que pagar los impuestos de las hipotecas. Pedro Sánchez se apunta así un tanto, gracias a que los jueces no fueron ni siquiera capaces de ponerse de acuerdo en una solución salomónica: que paguen los bancos, pero sin retroactividad. Que es lo que decidirá el gobierno. Pocas veces, por no decir ninguna, se ha visto un enfrentamiento tan directo entre el ejecutivo y el judicial, con el presidente apelando a las jueces a la autocrítica. Hay aquí deberes para todos.

El poder judicial, liderado por Carlos Lesmes, de plena confianza del PP, ha tocado fondo en reputación, justo en vigilias del proceso catalán. No basta con pedir perdón y echar las culpas a legislador, como ha hecho el inefable Lesmes. Hay que depurar responsabilidades. Y estas pasan por el propio presidente, máximo responsable del tribunal que ha tejido tan insólito embrollo.

Si no se va por decisión propia, a Carlos Lesmes se le acaba el mandato en un mes. Sabemos lo tortuosas que son las renovaciones del poder judicial, en un sistema en que cada partido intenta meter una buena cuota de los más afines. Pedro Sánchez tiene la obligación de intentar que esta vez la renovación no se demore. Sin duda, se encontrara con la resistencia de la derecha. Que no desea quedar como cómplice de los bancos ante la opinión pública, y por eso se desmarca hoy de los jueces, pero tampoco quiere que nada cambie.

Todos los caminos conducen al mismo sitio: cuando la justicia se politiza, la democracia se resiente. Y esta ha sido una de las consecuencias de un conflicto catalán que la política no ha sabido gestionar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?