Últimas noticias Hemeroteca
HOY POR HOY HOY POR HOY Entrevista a la vicepresidenta del Constitucional, Encarnación Roca

El reencuentro de Adam y Sergio un mes después de la tragedia de Sant Lorenç

Las inundaciones que dejaron 13 muertos en el municipio mallorquí unieron para siempre a estos dos jóvenes

Sergio Mantas y Adam Heredia /

Como a tantos otros, a Adam Heredia las inundaciones que arrasaron la localidad de Sant Lorenç, en Mallorca, el pasado 9 de octubre, le pilló por sorpresa. Él y uno de sus hermanos, que estaban en el gimnasio, ante lo que estaba pasando, se fueron a por sus sobrinas, dos niñas de 3 y 15 años, que se encontraban en casa.

Y allí, junto a ellas, y durante "una hora y media de angustia", sufrieron las consecuencias de la riada que arrasó el pueblo. Con el agua por la cintura, e intentando en todo momento poner a salvo a las pequeñas, ambos pidieron ayuda desesperadamente. Y, afortunadamente, esa ayuda llegó.

Un mes después de esas inundaciones que dejaron 13 muertos, Adam y su salvador, un guardia civil asturiano llamado Sergio Mantas, se han reencontrado y han explicado su historia en el programa especial de 'La Ventana', que se ha emitido desde el Conservatori de Música de les Illes Balears, en Palma de Mallorca.

"Nosotros lo queremos desde el momento en el que nos sacó del agua", ha afirmado Adam sobre Sergio, al que considera un miembro más de su familia. Y ha explicado cómo se reencontraron tras el gesto de Sergio que les salvó la vida: "Al cabo de tres días me puse en contacto con él, empezamos a hablar, nos empezamos a ver, y hasta ahora".

El joven de Sant Lorenç, que ha reconocido que ha necesitado (y lo sigue haciendo) ayuda profesional para "hablar y desahogarme", ha explicado lo que sintió en aquellos momentos: "Llega un momento en el que ya no tienes miedo y lo único que quieres es que, si pasa algo, te pase a ti antes que a ellos".

El héroe: Guardia civil y asturiano

"Una vez que llegas al pueblo y ves aquel panorama, dejas de pensar". Son las palabras de Sergio Mantas, el guardia civil de 34 años que acudió hasta la zona afectada para ayudar. Mantas, natural de Asturias, aunque destinado en Baleares desde hace casi 10 años, ha reconocido que "en un primer momento se improvisa".

"Lo primero que se me vino a la cabeza cuando vi a toda la gente pidiendo ayuda, lo único que me hizo priorizar entre otras personas, fue la niña", ha contado en referencia al rescate de Adam y su familia. Y, ha admitido: "Después de, cuando llegué a casa a las tres de la mañana, sí que pensé que podría haber muerto".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?