Últimas noticias Hemeroteca

"El mundo rural está en la UVI"

La despoblación ya es un problema grave en España. El 53% de nuestro territorio tiene una media de 12 habitantes por kilómetro cuadrado

Iglesia de Santiago de Aravalle (Ávila) /

En su paisaje destaca el alto campanario de una iglesia construida en 1667, viejos establos, casas y calles vacías que evocan una vida que no regresará jamás. En medio del silencio hoy viven ocho vecinos cuya memoria está escrita a base de recuerdos y nostalgia. Se llama Santiago de Aravalle, una aldea en el municipio de Puerto Castilla en la provincia de Ávila (Castilla y León). Esta aldea situada en las estribaciones de la sierra de Gredos es solo un ejemplo de la agónica situación en la que se encuentran miles de pueblos en España, pequeños municipios que constituyen un alegato frente al anonimato en el que está sumergido el mundo rural.

El desierto demográfico avanza de manera inexorable, el 53% de nuestro territorio tiene una media de doce habitantes por kilómetro cuadrado. La situación es especialmente crítica en catorce provincias. Soria encabeza esa lista negra, le siguen Zamora, Burgos, Ávila, Guadalajara, Salamanca o Teruel pero podríamos citar muchas más. De los 8.160 municipios con menos de mil habitantes que hay en España la mitad están condenados a desaparecer y durante el último año perdieron alrededor de 61.000 habitantes. La despoblación los desangra. En contraposición el 90% de la población vive en el 30% del territorio. Corregir este desequilibrio es uno de los grandes retos que tiene el Estado, nos enfrentamos al desafío de gestionar de otra manera el campo porque el futuro pasa necesariamente por la colaboración entre lo rural y lo urbano. El campo no podrá sobrevivir sin la ciudad y viceversa.

“Hay que redefinir las economías rurales, por ejemplo, reactivando la actividad forestal. Existen muchas iniciativas que se podrían poner en marcha, se puede, solo hay que creer en ello.” En A Vivir hemos charlado con Francesc Boya, presidente de esMontañas (Asociación Española de Municipios de Montaña), una agrupación nacida en 2013 gracias a la iniciativa de un grupo de alcaldes de pueblos de montaña y senadores con la intención de denunciar las carencias de esos municipios, promover mejoras legislativas y acciones que contribuyan a favorecer la vida de sus habitantes, frenar la despoblación y a generar desarrollo socioeconómico. Actualmente cuenta con 274 municipios y 4 diputaciones provinciales asociadas. “La desaparición de estos pueblos es una tragedia. No solo perdemos cultura, también biodiversidad. Aquí parece que lo moderno es abandonar el pueblo para irte a vivir a la ciudad, antiguamente el que se iba a la ciudad era una persona con éxito y parecía que los que se quedaban eran unos fracasados. Nuestra visión del campo es despectiva, huimos de él y esa mirada es un error. Lo rural ofrece un sinfín de opciones de futuro”, ha explicado.

No son necesarios fríos datos para darse cuenta de que nuestros pueblos se mueren. Observemos nuestros paisajes rurales, nos muestran una realidad dura y desesperanzada. La despoblación es uno de los síntomas pero no el único problema por eso hay que tomar medidas de urgencia porque existen zonas que ya son irrecuperables, se han convertido en “paisajes de olvido.”

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?