Últimas noticias Hemeroteca

La justicia sigue sembrando dudas

Àngels Barceló reflexiona sobre los votos particulares, conocidos hoy, de la sentencia del Tribunal Supremo que acabó obligando a los clientes a pagar los impuestos derivados de la firma de la hipoteca

Hoy hemos conocido los votos particulares de la sentencia que acabó obligando a los clientes a pagar los impuestos derivados de la firma de la hipoteca. La sentencia que supuso un cambio de criterio del Supremo, que primero obligaba a los bancos a pagar y que obligó al gobierno a sacarse de la manga un real decreto para que fueran las entidades financieras las que pagaran.

Estos votos, conocidos hoy, muestran un Tribunal Supremo partido por la mitad, con importantes diferencias y enfrentamiento. Manifiestan el estupor de parte de los magistrados por la situación tan rocambolesca que se vivió durante aquellos días, sentenciando una cosa y la contraria en un plazo corto de tiempo. Plantean los magistrados que la confianza en la justicia queda gravemente quebrantada y añade uno de ellos que si el Tribunal Supremo cuestiona el valor de su jurisprudencia cómo podrá pedirse respeto a la misma.

Y a esto se suman las críticas al presidente de la Sala Luis María Díez-Picazo. Así que lo que se intuía, que la discusión fue dura y complicada, era la realidad y la escenificación del mal año que ha vivido la justicia española, que vivió un episodio posterior con el reparto entre el PP y el PSOE en la renovación del Consejo General del Poder Judicial y la renuncia de quien tenía que ser su presidente después de que un alto cargo del PP asegurara que era un hombre de la confianza del partido.

Esta es la justicia que tiene enfrente uno de los retos más importantes de la democracia, el juicio a los políticos independentistas y sobre esta justicia no debe haber, no puede haber, ni una mínima sombra de duda.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?